Back to top
Economía

Comienza la Tarea Ordenamiento en Cuba en medio de la incertidumbre de la población

El costo de la vida se incrementará notablemente para los cubanos a partir de este viernes.

La Habana
Una mujer cubana.
Una mujer cubana. DIARIO DE CUBA

La economía cubana experimentó una gran recesión en el 2020 marcada por la caída del PIB en un 11%, una cifra superior a los cálculos realizados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que estimó una contracción del 8,5%.

En medio de esa delicada situación económica, el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel anunció en televisión que el Partido Comunista había decidido comenzar el "proceso de unificación monetaria y cambiaria y el resto de las necesarias transformaciones que lo acompañan (...) como un paso decisivo en el ordenamiento monetario del país".

Este 1 de enero es el llamado "día 0" de una reestructuración económica a la que se ha nombrado oficialmente Tarea Ordenamiento, que abarca desde la eliminación de una de las dos monedas que circulan en la Isla hasta el aumento de salarios y precios.

La población, sin embargo, mantiene muchas dudas sobre el poder de compra que tendrá el peso cubano, pues productos fundamentales como alimentos, aseo y equipos electrónicos solo se encuentran en tiendas creadas por el propio Gobierno para la venta en divisas extranjeras, por lo que muchos economistas consideran que de cierto modo se mantiene la dualidad monetaria.

Precios y salarios

El Ministerio de Finanzas y Precios fijó el salario mínimo en Cuba a partir de este 1 de enero en 2.100 pesos cubanos y la pensión mínima en 1.528 pesos cubanos, según publicó la Gaceta Oficial a mediados de diciembre.

Serían unos 87 dólares al cambio actual (24x1), pero las autoridades han reconocido que es previsible una devaluación del peso cubano con respecto a la moneda estadounidense tras la unificación monetaria.

Sin embargo, también los precios se incrementaron notablemente, pues alimentos como el arroz de la bodega costará seis pesos la libra; el importado con 15% de partitura, siete y el liberado, 10 pesos. Los frijoles negros nacionales, tanto normados como liberados, costarán 14 pesos la libra; mientras los colorados nacionales (liberados) y los frijoles importados, 16 pesos. 

El pollo estará a 20 pesos la libra; el picadillo a 15; la mortadella a 17; el pescado Jurel normado a 19; y los huevos a 2,20 CUP cada unidad. 

Más polémica causó el precio de la electricidad, que las autoridades multiplicaron inicialmente por cinco, pero tras numerosas quejas de la ciudadanía lo bajaron ligeramente.

Fin de los subsidios

En medio de este complejo proceso, el Gobierno cubano pretenden eliminar paulatinamente los subsidios a numerosos productos y servicios, aunque los especialistas advierten que las medidas anunciadas no serán suficientes para mejorar la deteriorada economía centralizada del país.

El propio mandatario Miguel Díaz-Canel afirmó públicamente que tras el reordenamiento económico a la población de la Isla le será mucho más difícil vivir sin trabajar, lo que podría provocar una crisis más grave aún, pues hay más de tres millones de cubanos en edad laboral desempleados, y el Gobierno apenas tiene puestos que ofrecer.

De cualquier modo, la campaña propagandística para justificar la eliminación de las más diversas prestaciones en medio de la pandemia ya echó a andar, pues el periodista José Alejandro Rodríguez afirmó en Juventud Rebelde que "Papá Estado se convenció definitivamente de que la familia Cuba no puede prosperar con tanta sobreprotección igualitarista".

Rodríguez justificó las medidas diciendo que un grupo de cubanos "laboriosos y esforzados" se desgastan trabajando y no progresan mientras "sus hermanos vagos y extraviados viven muchas veces mejor, del invento y el engaño medrando con las dificultades".

Inflación

La subida de precios en el mercado paralelo al estatal, que ya se ha producido en las últimas semanas, a medida que el Gobierno ha realizado anuncios sobre la unificación monetaria, es una de las cuestiones que más preocupa a los residentes en la Isla.

Los economistas han advertido que la inflación será difícil de controlar tras una subida de salarios que no tendrá el contrapeso de una mayor oferta de productos en los mercados.

Murillo admitió que la devaluación del peso cubano y la eliminación de subsidios generarán inflación y que "si la subida de precios se va de control, el nuevo salario se verá afectado y perderá capacidad de compra".

"Tenemos que enfrentar precios especulativos y abusivos entre todos, empezando por el Gobierno", agregó Murillo, dejando entrever que el Gobierno aplicará —como hasta ahora y previsiblemente sin resultados— la fuerza para corregir el desequilibrio entre oferta y demanda en el sector no estatal.

Ahorros

Los ahorros de los cubanos serán los más golpeados con este proceso, pues la salida de circulación del peso convertible y la obligación en ese plazo de pasar a CUP o congelar las cuentas en dólares, sin que las autoridades se comprometan a una fecha para otorgar liquidez a esos ahorros, supondrá un grave golpe para los trabajadores cubanos en el extranjero.

Los trabajadores en 'misión' podrían perder como mínimo el 40% del poder adquisitivo de sus ahorros al pasarlos a CUP y después cambiar a dólares para poder subsistir, ya que solo las tiendas en dólares (MLC) tienen productos en la actualidad, en contraste con el desabastecimiento de las tiendas en CUC.

La pérdida del poder adquisitivo para quienes no tomen una decisión o congelen en dólares será mayor del 40%, pues se estima que se incremente el valor del dólar frente al CUP por una masiva demanda de dicha moneda.

Esta situación también afectará a los cubanos con CUC, pues el cambio a dólar actualmente es de 1,60CUC por dólar, y el del CUP es de 40CUP por dólar, ambos en el mercado informal, ya que el Gobierno no cuenta con fondos para cambiar.

Consecuencias inmediatas

Aunque con la unificación monetaria y cambiaria se simplificaran muchas cuestiones financieras en la Isla, la eliminación del CUC no solucionará los problemas de la economía cubana.

La mayor parte de los especialistas coinciden en que la supresión de la dualidad monetaria es un paso necesario para la economía del país, aunque temen que no se haya adoptado en el mejor momento, por lo que traerá, sin duda, nuevos problemas a corto plazo.

Hasta el momento, ni el más optimista de los especialistas cree que el nuevo ordenamiento provoque mejoras sustanciales en el bolsillo de la población, pues para ello es imprescindible recuperar las actividades económicas que generan divisas al país.

En cambio, la crisis de desabastecimiento de productos básicos, la apertura de tiendas en MLC, la disminución de los ahorros, la escasez de divisas y la inevitable devaluación del peso cubano en el mercado negro traerán uno de los procesos inflacionarios más grandes que se recuerden en las últimas décadas cubanas.

Más información

2 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

No sé por qué siguen escribiendo con falta de ortografía. Es ordeñamiento, con Ñ, no con N. 😁
Me defeco en Diaz Canelo.

La TAREA DE ORDEÑAMIENTO debe ser de quién de la dictadura va primero ante la Justicia. Ordenar bien la lista de hijos de puta que deberán responder por sus atropellos ante el pueblo de CUBA.