Back to top
Sociedad

Hambre en Cuba: 4.000 personas diarias comen gracias a un proyecto oficialista en La Habana

Mientras, a José Daniel Ferrer el régimen le prohibió hacer lo mismo en la sede de la UNPACU.

La Habana
Personas aguardan para alimentarse en el comedor de Quisicuaba, en La Habana.
Personas aguardan para alimentarse en el comedor de Quisicuaba, en La Habana. Reuters

El comedor del proyecto comunitario Quisicuaba, una institución religiosa oficialista que Miguel Díaz-Canel apoya, está actualmente repartiendo alimentos elaborados a 4.000 cubanos necesitados en La Habana cada día, un síntoma más de la crisis humanitaria de grandes proporciones que vive Cuba.

La agencia Reuters visitó el lugar, donde constató el incremento de la pobreza entre los cubanos, sobre todo ancianos y jubilados golpeados por el agravamiento de la crisis económica. Allí conversó con Elda William, una expsicóloga de 60 años que hasta hace poco llegaba a fin de mes vendiendo planes de telefonía celular, pero que vio su suerte arruinada cuando en 2023 una tubería del alcantarillado público explotó frente a su casa y su sitio de trabajo quedó inhabilitado.

"Le agradezco a este lugar que mi familia tiene comida bien preparada", dijo William a Reuters. Los alimentos gratis que ofrece el proyecto se remontan a la década de 1980, indica el reporte.

Quisicuaba, un proyecto financiado por grupos religiosos de la Isla, donaciones del extranjero y obsequios privados, y que es reconocido por la Oficina de Asuntos Religiosos del Partido Comunista de Cuba (PCC) como interlocutor válido, a diferencia de cultos que son críticos con el régimen, es hoy uno de los pocos sitios no gubernamentales que hacen esta labor.

En contraste, cuando el líder de la Unión Patriótica de Cuba (UMPACU), José Daniel Ferrer, hizo algo similar en la sede de esa organización en Santiago de Cuba, sufrió toda clase de hostigamiento y represalias de la policía política. El líder opositor está preso en condiciones degradantes y bajo torturas desde el 11 de julio de 2021 y la iniciativa de apoyo alimenticio a personas necesitadas dejó de funcionar.

Por su parte, Quisicuaba brinda desayuno, almuerzo y cena para 4.000 personas por día, dijo a Reuters el coordinador de logística, Octavio Domínguez, quien aseguró que esa cifra crece día a día. Su personal también ofrece un servicio de entrega para aquellas personas que no pueden llegar al comedor.

"Diariamente podemos estar recibiendo 30, 40, 50 casos nuevos", informó Domínguez. "Alimentamos al que llega (...) nosotros no preguntamos cuánto cobran. No se les cobra nada".

La cifra supone un incremento en comparación con las 700 personas que atendían en 2020 y los 2.200 de 2021, según reportó entonces la agencia AFP.

Reuters asegura en su reporte que muchas personas que aparecen en las puertas de Quisicuaba sufren de una serie de problemas ahora exacerbados por la economía, entre ellos de adicción, nutrición, salud y otros relacionados con la familia, dijo su líder, Enrique Alemán, quien añadió que su proyecto de rápido crecimiento apunta a brindar "una respuesta más integral".

"El boom, como decimos nosotros, del alza en el comedor social, viene a raíz del bloqueo (embargo) en medio de una pandemia", dijo Alemán en 2021 a la AFP. "Estamos enclavados en uno de los 61 barrios de La Habana con mayores vulnerabilidades", dijo, en referencia a Los Sitios, en Centro Habana, una de las zonas más pobres del municipio más poblado de la capital.

El líder religioso, que estuvo entre los que acudió al llamado de Miguel Díaz-Canel, que tras el estallido social de 2021 sostuvo reuniones para intentar un lavado de imagen con grupos de la sociedad civil con posturas a favor del régimen, ganó visibilidad desde entonces, así como apoyo oficial.

En junio de 2023, Quisicuaba fue, junto con los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), el eje de coordinación de la ayuda humanitaria para el municipio de Jiguaní, en Granma, uno de los territorios del oriente cubano que sufrió estragos por un temporal de lluvias.

Enrique Alemán aseguró entonces que "esta filosofía de vida, de ayudar al prójimo, se articula con la voluntad política del Gobierno y el Partido de Granma, los cuales, junto al pueblo, recibirán este cargamento y entregarán a los más necesitados".

La incapacidad del Gobierno para atender las necesidades que crea su falta de voluntad para articular el funcionamiento eficiente de la economía hace que las autoridades cedan muchas de sus competencias a proyectos leales. La semana final de 2023, Díaz-Canel visitó otro proyecto de Quisicuaba, esta vez en San Antonio de los Baños: un hogar para personas sin hogar denominado Campamento Agropecuario Quisicuaba, y que Alemán Gutiérrez calificó como "centro de vida asistida".

Ubicado en un antiguo preuniversitario e inaugurado en 2023, Alemán aseguró a Reuters que allí actualmente atiende a 53 personas, pero pretende tener hasta 570 cuando funcione a plena capacidad.

Ángela Figueroa, una residente de 66 años, se encontraba en la calle cuando se enteró del comedor de beneficencia de Quisicuaba en Centro Habana y luego finalmente se dirigió al nuevo centro de vivienda en San Antonio de los Baños.

"Ahora tengo desayuno, almuerzo y comida", dijo muy cerca de su cama. "A pesar de la economía y de la escasez del país, nos tratan muy bien, se preocupan por nuestra comida y los medicamentos", agradeció.

Más información

2 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

Peor que Haití.

Estamos llegando a las “ollas populares “. Será el próximo paso cuando finalmente quiten la libreta de racionamiento.