Back to top
América Latina

Bolivia y México suben de tono sus críticas a Almagro y crean un frente común en la OEA

Buscan forzar la salida del secretario general y relanzar una entidad como CELAC, en la que Cuba está presente.

Madrid
Luis Almagro, secretario general de la OEA.
Luis Almagro, secretario general de la OEA. AP

Desde abril pasado Bolivia y México vienen fraguando un frente común en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA), en una estrategia que parece perseguir dos objetivos. Por un lado, buscan forzar la salida del secretario general Luis Almagro; por otro, relanzar una entidad como CELAC, en la que está presente Cuba y se excluye a EEUU y Canadá.

A la estrategia trazada originalmente por los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Luis Arce, durante la visita de este último a la capital mexicana en abril pasado, tal como lo reseñó DIARIO DE CUBA, se han sumado Nicaragua y Argentina, como lo dejó en evidencia la sesión del Consejo Permanente de la OEA del pasado 25 de agosto.

En la instancia deliberativa de la OEA el debate giró, este 25 de agosto, en torno al rol de Almagro a propósito del informe de la misión de observación de este organismo en las elecciones bolivianas de 2019.

El canciller de Bolivia, Rogelio Mayta, acusó al secretario general, cuyo período vence en 2025, de intervencionismo y de insultar al pueblo boliviano con su insistencia de que hubo fraude en las elecciones de 2019. Las denuncias de fraude encendieron una ola de protestas que llevaron a la renuncia del entonces presidente Evo Morales, quien se había presentado para una nueva reelección violando las normas de ese país.

Según Mayta, los "mensajes de odio" de Almagro generan división en la OEA y animó a los países miembros a plantearse una nueva organización.

"La Secretaría General debería ser una instancia de articulación entre los estados, capaz de crear encuentro en medio de las discrepancias y las visiones diferentes. Sin embargo, esta OEA con Almagro como secretario general no lo es para Bolivia y con pena vemos que tampoco para muchos de los estados que hoy están representados aquí", recalcó el canciller.

Los cuestionamientos de Bolivia a Almagro fueron respaldados por México, Nicaragua y Argentina. Se da por descontado que con el cambio de gobierno ocurrido en Perú próximamente este país se sume al coro de voces críticas contra el político uruguayo que está al frente de la OEA desde 2015, y quien en 2020 logró la reelección para un nuevo periodo.

El contrapunto entre el Gobierno de Arce, quien fue largamente ministro de Evo Morales, y Almagro, se reavivó dado que a inicios de este mes de agosto la secretaría general de la OEA ratificó su denuncia sobre una "manipulación dolosa de datos" en las elecciones en Bolivia de octubre de 2019 y no solo negligencia, como había concluido una pericia de investigadores de la universidad española de Salamanca.

Dentro de Bolivia, la Fiscalía General anunció días atrás que dará por cerrado este caso y buscará el sobreseimiento de los acusados de fraude electoral basado en el informe de la universidad española. Para analistas, esta acción judicial le abriría paso a un eventual regreso de Evo Morales a la lucha por la presidencia, en unas futuras elecciones presidenciales, previstas para 2024.

En tanto, el pulso sobre la permanencia de Almagro y la vigencia de la propia OEA parece apenas comenzar, planteándose un escenario de polarización.

El representante permanente interino de EEUU ante la OEA, Bradley A. Freden, defendió a Almagro y la labor del organismo interamericano. Expresó su "firme" apoyo a la OEA y a Almagro en "su misión de promover y proteger los derechos humanos y la democracia en nuestro hemisferio".

México, en cambio, criticó a Almagro al decir que el secretario general actúa como un dictador, priorizando su agenda personal y no trabajando para los estados miembro de la OEA.

En los días previos a esta sesión del Consejo Permanente, el canciller de México ratificó lo que es la orientación del Gobierno de López Obrador: cuestionar a la OEA y promover otras instancias regionales.

Entrevistado por la revista Proceso, Marcelo Ebrard confirmó que se vienen sosteniendo conversaciones para sustituir al organismo. "La OEA hoy está agotada; la forma de actuación injerencista no es consensuada, provoca divisiones que colocan a unos contra otros; ya no tiene acuerdos y estamos entrando al siglo XXI, en el que se deben dejar atrás las políticas del pasado", sostuvo el colaborador de confianza del presidente López Obrador.

Desde México, el plan apunta a reflotar a la debilitada CELAC, que según analistas luce desfasada en el actual contexto regional.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) fue impulsada y financiada por Venezuela en 2011 básicamente para generar una instancia regional, en teoría de integración, pero que en la práctica tenía por agenda incluir a Cuba y sacar de las deliberaciones a EEUU y Canadá.

Al analizar el tema, por solicitud de DIARIO DE CUBA, el analista Andrés Serbin, presidente de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES), ve viable la existencia de un organismo regional que no incluya a EEUU, pero recuerda que hasta ahora no se ha dado una voluntad política que se traduzca en decisiones presupuestarias y administrativas que permitan el funcionamiento pleno de una instancia de este tipo.

En la práctica, la OEA se sostiene principalmente con los fondos que le aportan EEUU y Canadá. Washington sufraga en torno al 60% del presupuesto y Ottawa un 12%.

Serbin, asimismo, advierte de otra falla cuando se habló en el pasado reciente de instancias como CELAC o UNASUR (la extinta Unión de Naciones Sudamericanas). Al contrario de la trama institucional ya consolidada en la OEA, por ejemplo para el funcionamiento autónomo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, las iniciativas promovidas por países latinoamericanos no han incluido entes específicos para que se dediquen a velar y promover los derechos humanos.

Más información

3 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

En todos estos casos, funcionan recursos distintos para detener o situar bajo control a esta banda de "Estados corruptos o cabrones". Por una parte, Estados Unidos controla económicamente a México. López Obrador responde mucho al dinero y se le pueden suprimir ayudas o subvenciones. Qué lo diga la madre del principal narcotraficante de México, a la que fue a saludar públicamente AMLO. Unas cuantas críticas a la Kishner en la televisión americana, por los 500 millones de dólares que se robó con el marido -ahora con lo que llueve en ese país-, y Argentina ya está controlada. Habría que entrevistar también en la tele americana a la hija de Rosario Murillo, que con 9 años, fue seducida por Daniel Ortega. Si el gobierno de Bolivia es corrupto, y alteró los resultados de las elecciones, no queda más remedio que destapar su relación con el narcotráfico colombiano de las FARC, hay algo también de pedofilia de Evo. Venezuela, ya se sabe, a refrescar la memoria de su nexo con el narcotráfico.

Provocan carcajadas los argentinos y sus ansias de poder, los pobres ellos se creen que son potencia mundial (en el fútbol) y a cada rato el FMI tiene que soltarle un salvavidas , nunca e entendido el orgullo ridículo ese de los argentinos , cual orgullo a santo de que? Si Argentina no pinta nada en el mundo , no fabrican nada, no hacen nada que el mundo quiera, más bien es un país bien pobre que lleva décadas estancado y hasta que no se suelten de ese pensamiento atrasado peronista sus aliados seguirán siendo ,cuba, Nicaragua, Venezuela etc etc

Así que Mexico, Bolivia, Nicaragua y Argentina buajajajaj me van a matar de la risa aqui porfa paren, unes a esos cuatro paisuchos de mierda y con solo la Florida basta para eclipsar a sus risibles y patéticas economías