Back to top
escasez

El cerdo del fin de año desgasta las energías y bolsillos de los cubanos

'Lo compraré en MLC cuando pueda', dice una cubana que puede elegir no tener que pelearse en una molotera por un pedazo de carne.

Madrid
Un cerdo de un criador particular holguinero tras el sacrificio.
Un cerdo de un criador particular holguinero tras el sacrificio. DIARIO DE CUBA

El lunes 19 de diciembre Gema no tenía todavía el pedazo de carne de cerdo para poner en la mesa de su familia en la última noche del año. Tampoco tenía "intención ni salud" para meterse en la "matazón en el Progreso de Alamar", donde reside, para comprar una pieza de las que ha vendido el Gobierno cubano por núcleo a 250 pesos la libra.

"Yo lo compraré en MLC (moneda libremente convertible) cuando pueda porque no voy a estar en colas. Tengo la suerte de que mi hija me manda un dinerito casi todos los meses. Voy a esperar a conseguir un transporte para ir a comprar un lomo o pernilito deshuesados que están vendiendo en algunas tiendas en MLC. Están muy buenos, en comparación con lo que se ve en los agros, donde los precios están por las nubes y la calidad deja mucho que desear", dice a DIARIO DE CUBA.

Según esta ama de casa, el precio de la pieza en divisas está entre 40 y 80 MLC, "en dependencia de lo que pese".

"Los he visto en 3ra y 70, Miramar; en Vía Blanca, San Miguel del Padrón; en Tarará, Habana del Este; en Cuatro Caminos en La Habana, pero no los he llevado porque se venden completos y el peso no me permite trasladarlos en un trasporte público. Son 64 años a mis espaldas trajinando para llevar un plato a la mesa y estoy francamente muy cansada", sostiene.

Del "cerdo por núcleo", dice: "muy bien, sí, pero las colas son horribles".

"Aquí en Alamar en el mercado de Micro X la libra es a 250 pesos. Cinco libras por núcleo, pero me dijeron que están vendiendo las piezas enteras y eso no fue lo que dijeron en el televisor. Tengo una vecina que estuvo en la cola del Progreso. Tienen que rectificar el turno a las 6:00AM y a las 8:00PM. Aquí todo es desgastante. El que no tenga quién lo ayude de allá afuera está en tinieblas", reconoce.

En la zona 6 del propia Alamar el panorama de la cola del cerdo es similar, como pudo comprobar DIARIO DE CUBA.

Este fin de año el plato estrella de Nochebuena y del 31 de diciembre cubanos vuelve a escasear. Quizá la situación de desabastecimiento con el cerdo no sea tan crítica como la del pasado año, cuando la mayoría tuvo que conformarse con pollo, pero la lucha ha sido fatigante, una sangría para la mayoría de los bolsillos. 

Desde noviembre, en los agromercados que venden cárnicos el precio del cerdo ha ido escalando y su presencia en las desvencijadas tarimas a lo largo y ancho de la Isla ha sido inestable. En varios puntos de La Habana, Santiago de Cuba y Holguín recorridos por DIARIO DE CUBA el valor de una libra de carne de cerdo ha oscilado entre 150 pesos (topado en Santiago), hasta los 450 que han llegado a pagar compradores en La Habana.

"Los particulares acá (en Santiago) están escondidos por los operativos policiales que están efectuando. Los precios están entre los 300 y 350 la libra, pero (los inspectores) los obligan a vender a 150 pesos la libra", explica el periodista Jorge Amado.

El pasado 23 de noviembre, la carne de cerdo se vendió a 350 pesos por personas particulares en la calle Rastro y avenida Yarayó. Un día después, se cotizó a 330 pesos en la calle Habana entre Pío Rosado y Moncada, añade el reportero.

Los santiagueros han estado optando por el picadillo de chorizo, que tiene un precio que oscila entre los 180 y 240 la libra, dependiendo del lugar donde se pueda adquirir. Unos pocos han comprado carne de res a 370 la libra "con personas que se arriesgan a traerla desde los poblados cercanos a Santiago de Cuba".

Ya el 8 de diciembre, la carne de cerdo se cotizó en Santiago de Cuba a 350 pesos. Por este precio se vendió la libra de cerdo por particulares de la calle Pérez Andrés y Birne en el reparto Los Olmos. En este último sitio el 17 de diciembre costaba 360 pesos.

En Holguín, donde el Gobierno no ha topado el precio de la carne de cerdo, ha ido oscilando desde el pasado 24 de noviembre hasta el 19 de diciembre entre los 280 y 350 pesos.

"Hay quienes venden a 300 cuando el animal es propio. Se usa aquí que el mismo dueño del puerco lo venda cuando hay alta demanda", explica el periodista Osmel Ramírez desde Mayarí. 

De vuelta a La Habana, en el organopónico Hanoi, de Alamar, Habana del Este, el pasado 24 de noviembre ya el cerdo se cotizaba a 410 y la empella a 350. A inicios de diciembre no había carne de cerdo en al menos dos puntos que lo venden. En un quiosco al que llegó DIARIO DE CUBA en ese mismo reparto quedaba solo un pedazo de cinco libras y el vendedor pedía 2.000 pesos.

En el mercado de la calle Paula, de la Virgen del Camino, San Miguel del Padrón, Estrella se sometió a una cola multitudinaria que ya llevaba dos días, con peleas a la hora de la rectificación de los turnos, cuando se dio cuenta de que quizá no alcanzara el pedazo de carne que está vendiendo el Estado por núcleo familiar.

"Una pieza por núcleo sea cual sea el total de consumidores y se despacha una libreta por persona", cuenta.

"Hay que presentar el carnet de identidad de la persona que compra, firmar el torpedo y se pone un cuño y firma a la libreta (de racionamiento). Aquel que salió con su pieza de lomo con costilla le costó como 2.000 pesos", dijo el chofer de una moto eléctrica que esperaba a su cliente para transportarlo.

"Qué matazón de gente en Guanabacoa para una supuesta cola para la compra de la carne de puerco que se piensa vender para fin de año por núcleo", escribió en su perfil de Facebook el usuario Carlos Manuel Dávila García, quien compartió fotos y un video de otra cola la semana pasada.

Desde el Casino Deportivo, el compositor y realizador de programas de radio René Espí Valero compartió más imágenes de las colas del cerdo en sus redes sociales.

"El propósito de esta molotera es acceder a unos 'turnos' que valdrán para que, en otra molotera posterior y similar, sus portadores puedan comprar un 'pedacito' de carne de puerco. La causa de esta penosa situación que, a lo largo y ancho de la Isla, sufre únicamente el cubano de a pie, la resumió una ingeniosa frase lanzada al aire por una cubana dirigiéndose a otra. '¡Marticaaaa, 'aquello' nunca fue verdad!"

El artista cubano Jorge Luis Marrero Carbajal se aventuró con la experiencia y consiguió la presea tras cinco días de cola. Así lo contó en Facebook:

"Desde el jueves en la tarde llevo en esa odisea. Yendo a marcar, confirmar, reconfirmar, recontrafirmar, estar, irme para volver a tal hora citada, esperar en vano, esperanzarme, desesperanzarme, desesperarme, esperarme y decirme que ya he invertido demasiado para cejar. Perseverar. Lo peor de todo es lo que contemplas de miseria humana, de ablación ética en la gente. Igual, también intimé por primera vez con vecinos que hasta ahora solo habíamos cruzado los saludos rutinarios, y que resultaron ser gente agradable y solidaria. ¡Pero, lo primero primó! ¡Tras cinco días de madrugar, conseguí mi trofeo tan luchado! ¡Me sentí como el Neanderthal que cazó el mamut!"

El fin de año en #Cuba deja imágenes de colas desgastantes para adquirir un pedazo de carne de cerdo. El plato estrella...

Posted by DIARIO DE CUBA on Tuesday, December 20, 2022
Más información

1 comentario

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

Si ese puerco holguinero no se parece a un cierto Marrero, que venga Dios y lo diga.