Back to top
Agricultura

Una nueva resolución refuerza el carácter feudal de la estrategia agrícola en Cuba

Los campesinos estarán ahora obligados a registrar fidedignamente sus producciones en un sistema informático estatal, so pena de exorbitantes multas.

Mayarí
Campesinos cubanos en un sembrado.
Campesinos cubanos en un sembrado. ACN

La Gaceta Oficial de la República de Cuba acaba de publicar la Resolución 861, del Ministerio de la Agricultura, con las nuevas indicaciones para la contratación y comercialización de la producción agropecuaria, forestal y tabacalera del año 2022. La normativa deroga la Resolución 138 de abril de 2021 y entrará en vigor el 18 de febrero próximo.

En las nuevas instrucciones, que de forma general no lo son tanto, se enumeran 14 objetivos y diez puntualizaciones específicas para determinadas producciones —solo aquellas que tienen sus particularidades— y el autoabastecimiento municipal. Sin embargo, de todo lo especificado, lo más relevante y que podría pasar inadvertido es uno de los objetivos: "continuar perfeccionando el uso del Sistema Informático de Planificación Agropecuaria (SIPA)".

El SIPA debe llevar el control de todas las producciones de cada municipio y, por consiguiente, de la provincia y de Cuba. En esencia, constituye un nuevo mecanismo, más puntual, estricto y personalizado, de control estatal sobre el agro, y fue creado por el Decreto 35 de mayo del 2021, al que la nueva resolución ministerial viene a fortalecer.

Según la nueva normativa, cada campesino está obligado a tener todas sus producciones registradas fidedignamente en el SIPA, so pena de exorbitantes multas.

Si siempre ha habido control estatal, ¿qué es lo nuevo?

Con el sistema estatal-socialista-planificado del Partido Comunista de Cuba siempre ha sido obligatorio someter al control estatal las producciones agropecuarias para poder hacer planes de comercialización mediante las empresas de Acopio, que siguen teniendo la prerrogativa de comercializar entre el 80 y el 100% e imponen el precio.

Pero, hasta ahora, ese control dependía de cuán eficaz fuera Acopio valorando las producciones o detectándolas. Esto dejaba un margen a la venta "por la izquierda", necesario para los campesinos, ya que a través del Estado muchas veces no funciona ni permite rentabilidad.

Las nuevas disposiciones ponen ahora la responsabilidad de informar y contabilizar las producciones en el propio productor, y criminalizan cualquier producción proclive a la contratación que se comercialice por cuenta propia.

"Es un requisito de obligatorio cumplimiento que el proceso de contratación para los diferentes destinos se realice directamente con los productores", dice la primera indicación. "Es de obligatorio cumplimiento en el proceso registrar las siembras que se asocian a cada producto contratado en el SIPA", añade.  La frase "obligatorio cumplimiento" no deja espacio a dudas.

El texto de la Resolución dice que su función es dar herramientas para implementar el Decreto 35, vigente desde mayo del año pasado, que en su Artículo 5.1 ratifica que "los gobiernos, a cada uno de sus niveles, realizan los balances de productos agropecuarios, establecen los estimados y ratificados en la actividad acopiadora de productos, y garantizan los envíos de productos en correspondencia con los resultados de los balances". Lo que significa más control estatal a todos los niveles, precisamente el lastre que tiene a la agricultura cubana en crisis.

Luego, en su Artículo 12.2, define que "se utiliza el Sistema Informático de Planificación Agropecuaria (SIPA) como base para definir las cifras a contratar", y en su Artículo 53.1, sobre las infracciones, menciona que el "incumplir con la obligación de registrarse en el SIPA" conlleva una penalización al productor "de 2.000 pesos".

Más grave aún es haber comercializado ya las producciones sin usar los canales gubernamentales. Para esto, se establece "una multa cuya cuantía es el equivalente de multiplicar por tres el volumen de la producción al precio del mercado agropecuario en el momento en que se comete la infracción". Con semejante espada de Damocles, una estrategia individual de los productores sería casi suicida.

Literalmente, es otra camisa de fuerza para el campesino cubano. De implementarse al pie de la letra, tendrá un efecto nocivo sobre la agricultura nacional, ya afectada por el modelo semifeudal que, en vez de liberar las fuerzas productivas, cada vez las ata más a mecanismos burocráticos y excesivos controles estatales y gubernamentales.

Entre las nuevas indicaciones solo resalta como beneficioso para los productores la rebaja del promedio de la tasa de extracción del ganado bobino, de 345 kg de peso mínimo de Acopio en 2021 a 341 kg para 2022.

Archivado en
Más información

6 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.
Profile picture for user Peña Tico

Se salvaron los campesinos, ahora les van a dar computadoras e internet para que reporten las
cosas en tiempo real para poder planificar "mejor"
Nota: primero les garantizaran servicio eléctrico las 24 horas

Profile picture for user JCAleman

Si la estrategia agrícola del cartel de Punto Cero fuera feudal sería muchísimo más productiva y eficiente porque la relación de los señores feudales con los siervos de la gleba se basaba en el trabajo y la búsqueda de la ganancia reduciendo los gastos.

El régimen totalitario es aún más ineficiente que las relaciones de producción esclavistas, pues no busca generar riquezas ni abastecer la demanda social de productos agrícolas ni de ningún bien de consumo sino imponer el hambre y la dependencia del estado como vía de control y sumisión de los esclavos proletarios.

Profile picture for user Balsero

Una de las formas de control estatal más fuerte es la generación del hambre. En el caso de la agricultura, siempre se ha intentado ponerle un cepo a todo lo productivo y comercializable, con el resultado que ya sabemos: Cuba debe importar más de USD 2.000 millones al año en alimentos. Lo más cínico es hablar muy mal del "enemigo" (EEUU) al que se le compra una cuota importante.

Profile picture for user unclandestinomas

pero si los pequenos agricultores son solo una infima parte en el decadente pais. LA verdad es que el feudo Castro Espin , pesimamente capitaneado por el duo de turno Canelo&Marrano non incorporated , poseen la mayoria de las tierras , y continuan ociosa. Entiendo que ese es el obejetivo, pobreza, y opresion para poder seguir el proyecto feudal adelante. Pero es importan que el mundo continue entendiendo que los pocos campesinos que quedan en cuba, carecen de tiendas matoristas, low creditos en pesos cubanos , si los obtienen son tan poco el capital que no sirve de nada, no hay como fertilizar, mecanizar o controlar plagas, lo poco lo tiene el desgobierno representado por Canelo&Marrano non incorporated, y gracias a la corrupcion sus funcionarios venden los prodictos en el mercado negro a los pocos campesinos que quedan. La poblacion joven esta desesperada, perdida y solo pienza en irse del pais. Como dice la estatua decapitada y derrocada del almirante de la mar oceana, .... no pude t

Profile picture for user unclandestinomas

erminar, falta de caracteres, dice colon: nunca tan desastroza cosa vido, lleno de miseria, todo seco el rio, aridos y basureros por doquier, sin flores ni frutos... ha dicho Colon ... el de las colas interminables

Las disposiciones anteriores ya no le son suficientes al Estado, ahora tienen que apretar más las tuercas del control. Algo que obviamente no traerá consigo mayores producciones, sino que limitará aún más al campesino, que imposibilitado de poder recuperar sus inversiones, puesto que el Estado no le paga suficiente por su producción, tendrá que, o dejar de sembrar la tierra o simplemente convertirse en un asalariado del sistema por hacer producir su propia tierra.

Los mecanismos económicos del Socialismo jamás funcionarán. Si esto es algo más que aprendido a través de tantos años de experimentos fracasados, me pregunto entonces, ¿cómo se puede llegar a ser tan inepto y todavía esforzarse un poco más para continuar siéndolo?

Lo dicho, la Agricultura del país no le importa para nada a los dirigentes panzones, a quienes no les perjudica en lo absoluto que se produzca o no un quintal de arroz o haya veinte cebollas menos en la tarima de un desabastecido mercado de pueblo. ¡Vamos bien!