Back to top
Sociedad

Cómo sobrevivir al dengue en Cuba con un mosquitero y sin medicinas

Los enfermos de ese virus que entran en las estadísticas oficiales de la Isla son apenas una fracción de los casos reales.

Holguín
Mosquito transmisor del dengue.
Mosquito transmisor del dengue. CDC

María Clara no tiene mucha certeza, pero con esta suman cuatro las ocasiones en que ha estado enferma de dengue. Durante los últimos años, más o menos por esta fecha, le vuelven los mismos síntomas: malestar general, decaimiento físico, indisposición estomacal y, tras varios días de ese cuadro, una repentina erupción o "rash" en la piel que ella toma como el principio del fin de la enfermedad.

Todo eso lo cuenta esta mujer de 65 años que ni en esta ni en las anteriores ocasiones ha ido al médico para atenderse cuando se presentan los síntomas. Para ella no hay mejor aliado por estos días que su mosquitero. A fin de cuentas, como jubilada que vive sola con su esposo, puede auto ingresarse en su propia casa.

"Nunca he ido al médico, porque siempre escucho que los pacientes llegan y el conteo de plaquetas a veces no te lo hacen cuando deben, no tienen los medicamentos necesarios... Así que me quedo en la casa, tomo cocimientos de cereza y guayaba, que son buenos para subir las plaquetas, me alimento bien", relata esta vecina de Las Tunas a DIARIO DE CUBA.

"Yo misma me auto aíslo debajo del mosquitero todo el tiempo que puedo estar. Aún estando sola en la casa, me mantengo allí. Aquí hay mucho mosquito. Aunque han fumigado en algunas manzanas, aquí no. Parece que cogió algún rumbo el petróleo de nosotros...", ironizó.

Según las autoridades del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) cubano, este año la expansión del mosquito Aedes aegypti, vector de la enfermedad, no será enfrentada como en años anteriores con fumigaciones extensas tanto dentro como fuera de las casas debido a la escasez de combustible que enfrenta el país. Pero los cubanos saben de toda una vida que los propios inspectores encargados de esa tarea se quedan con parte del petróleo de las motomochilas. 

Luego está la cuestión de los remedios a que echan mano los enfermos. "Llevo 14 días trancada en la casa, y cuando me da el 'rash' resuelvo con lo que tenga: con alcohol, con halitol, que es un desinfectante bucal y ya me lo unté para aliviar la picazón", explica María Clara.

"El dengue da mucho malestar en la vista, pesadez en la cabeza, dolor en el cuerpo, las piernas pesadas como si hubieras hecho ejercicio. He andado con suerte de que no he tenido vómitos, ni fiebre, ni un decaimiento grande. Esta vez me ha quedado como secuela un poquito de dolor de cabeza. Afortunadamente, tengo paracetamol para aliviarlo. Esa es la realidad".

María Clara además refuerza la alimentación cuando se enfrenta a una enfermedad que suele provocar en las personas un descenso de la hemoglobina en sangre, según una opinión muy extendida.

"Guayaba con pimiento, se hace como un jugo y eso sirve. Los caldos de pata de cualquier tipo de animal. En otras ocasiones he tomado caldo de pata de cerdo, pero esta vez están tan caras que he decidido pasar con gelatina, que al final se hace con eso mismo", relata, aunque aclara que no todos los cubanos lo tienen tan fácil: "Sé muy bien que hay muchos casos de personas que no han tenido la alimentación que he podido tener yo".

El caso de esta jubilada es uno de tantos que no entra en las estadísticas oficiales, que hasta junio reportaban algo más de 3.000 casos de la enfermedad. Esa cifra, viendo la solución que le dan los cubanos al problema, podría ser mucho mayor. 

"En el barrio no puedo decir cuántos más tienen dengue, porque el que lo tenga no va a salir, se va a trancar, así que muy fácil no te vas a enterar", advierte María Clara.

Las autoridades no ofrecen muchas soluciones para el problema. El propio ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, llamó la pasada semana a la responsabilidad de las familias cubanas ante la situación: "En el actual escenario es imprescindible el papel de la familia y el barrio en la destrucción de los criaderos, no podemos dejar solo esa tarea a los trabajadores de la campaña antivectorial", pidió.

"Los próximos meses tienden a ser los más complejos y lo que no hagamos ahora puede complicar el escenario epidemiológico del país. No tenemos derecho a salir de una epidemia de Covid y entrar en una epidemia de dengue", señaló.

Según eI MINSAP, al cierre de junio las provincias con transmisión de dengue demostrada son La Habana, Sancti Spíritus, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Santiago de Cuba y Guantánamo, con 11 municipios y 17 áreas de salud con la mayor parte de los casos.

"Este es un virus que también mata, en un contexto donde el Covid no ha terminado, por lo que la percepción del riesgo sigue siendo esencial", apuntó el ministro.

Pero María Clara tiene, además de su mosquitero, un decálogo de cómo proceder: "Tienes que observarte, porque tu dengue puede ser hemorrágico y tú no saberlo. Por eso yo reviso bien cuando hago mis necesidades y orino si hay rastros de sangre, o que no se me hagan hematomas en la piel, o algo raro en los ojos. Tomo todas esas medidas, porque tampoco voy a arriesgar mi vida. Y como esta vez ya sé que el que tengo no es hemorrágico, me quedo tranquila".

Archivado en
Más información

2 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

No cojan lucha, que este tipo de cosa es muy propia de un cagadero tercermundista. Gracias, Fidel.

Profile picture for user Pedro Benitez

Felicidades JOSÉ LUIS REYES y Diario de Cuba. Excelente