Back to top
Economía

Ahora hay 'más de desigualdad entre los cubanos': un periodista recorre las nuevas tiendas en divisas

Encuentra largas filas, amplia presencia policial y mucho desconcierto.

La Habana
Una parte de la cola en la entrada de la tienda ubicada en 3ra y 70.
Una parte de la cola en la entrada de la tienda ubicada en 3ra y 70.

El periodista cubano Alberto Cabrera Toppin recorrió durante este lunes varias de las nuevas tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC) de La Habana, donde constató largas filas, amplia presencia policial y la aparición de muchos productos que los cubanos creían "en falta".

Sobre el mercado ubicado en Boyeros y Camagüey, el periodista escribió en su cuenta de Facebook que la cola terminaba a aproximadamente 300 metros de la tienda, y que contó 17 policías, entre los que observó a un teniente coronel y un mayor.

Según le dijo alguno de los presentes, dentro se estaba ofertando "picadillo de res, carne de res y queso gouda", contó Cabrera Toppin.

En la tienda de 3ra y 70, ubicada en Miramar, el periodista encontró dos filas diferentes, una para los electrodomésticos y otra mucho mayor para los alimentos. En total vio a nueve policías y otros cuatro de Prevención (la Policía de los militares).

A solo unas calles de ahí, en la tienda llamada Agua y Jabón, ubicada en 1ra A y 42, Cabrera Toppin observó menos público. Uno "se percata de que la gente no anda buscando tanto los productos de higiene como la comida", escribió. Apenas cuatro oficiales de la Policía controlaban la pequeña aglomeración.

En el comercio conocido como El Náutico, localizado en el barrio del mismo nombre, Cabrera Toppin pensó que podría entrar sin cola, pero en la esquina divisó "el tumulto", no tan grande, porque el establecimiento ofertaba principalmente productos de aseo e higiene.

Camino al popular mercado de La Puntilla el periodista aprovechó para visitar la sede de FINCIMEX, en la esquina de 3ra y 6, donde una multitud de personas hacía una larga fila bajo el sol, porque allí es "donde se hacen las tarjetas AIS, la única vía, según las autoridades bancarias, para recibir remesas en dólares desde Estados Unidos y comprar en las tiendas en MLC", escribió.

En la tienda La Puntilla Cabrera Toppin contó que conversó con una señora, quien le dijo que iba buscando café, porque la leche ya la había conseguido "por fuera". Otra mujer le dijo que había "carne de res a 15,10 dólares el kilo, que son los mismos precios que había en Palco", aunque no estaba conforme con ello, pues opinaba que deberían haber "bajado un poco las cosas, porque ahora el dólar vale más que la semana pasada".

En la tienda de Línea y 12, en el Vedado, Cabrera Toppin conversó con unos policías entre los que se encontraba un capitán. El de menor rango le confesó que un familiar suyo recibió 120 dólares, de los cuales metieron 100 en el banco y vendieron el resto, mientras el capitán se interesó por cómo es el proceso "a la hora de sacar las tarjetas de Banco Metropolitano en USD".

Sobre la tienda de "higiene" ubicada en el boulevard de San Rafael, el periodista dijo que "es un Agua y Jabón más, con los mismos precios (no hay nada inferior a dos USD). Hay detergente para lavadoras, suavizantes, destupidores químicos de cañerías, champús y hasta colcha de trapear".

Dentro de la tienda de 3ra y 70, una de las mejor surtidas, advirtió cómo la gente compraba carritos llenos de mercancía, e incluso en algunos casos, varios carritos. A una de las clientes le contó más de 18 cajas de malta.

En su última publicación, a modo de conclusiones advirtió que "hay un poco más de desigualdad entre los cubanos". Para argumentar explicó que frente al Hospital de la Ceguera vio "a un niño que pedía limosna a cada auto parado frente al semáforo" y, dentro de la guagua en la que iba, una mujer le preguntó "cómo metía los dólares en la tarjeta para ir a comprarse un pomo de champú de tres USD".

El periodista Gabriel García Galano reaccionó, impresionado por la variedad de alimentos en los mercados "¿A 1.90 el jugo? ¿De tanta variedad? ¿Y toda esa cerveza de dónde salió, si no había? ¿¡Y toda esa agua!? ¿¡Y la malta a 65 quilos!? ¿¡Dónde tenían todo eso metido el último año y medio!? Qué va. Yo me voy a tener que salir de Facebook, porque lo menos que se merecen es un Tras la Huella en el noticiero".

Mientras tanto Kamila Fernández Escobar comentó que lo que le sorprende "(y hasta mortifica) es que hay productos de producción nacional".

"No encontraron cómo vender esos productos cubanos en el extranjero para recaudar divisas y nos lo venden aquí", cijo.

La apertura de este tipo de establecimientos ha sido fuertemente criticada en la Isla, en una parte porque acentúa las diferencias entre cubanos, y por otra porque en lugar de implementar la ansiada unificación monetaria, las autoridades lo que han hecho es incluir una tercera moneda.

No, no se me olvidó el último post. El problema fue que tuve un desperfecto técnico con el teléfono, además de que se me...

Publicada por Alberto Cabrera Toppin en Lunes, 20 de julio de 2020
Más información

Sin comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.