Back to top
ECONOMÍA

Sherritt empieza a sufrir las sanciones económicas de EEUU contra La Habana

La empresa canadiense está teniendo problemas con los pagos del Gobierno cubano por su falta de liquidez, entre otros.

Ottawa
Explotación de minas en Cuba de la Sherritt.
Explotación de minas en Cuba de la Sherritt. cadena agramonte

El recrudecimiento de las sanciones de EEUU contra La Habana afectó a la canadiense Sherritt International en el tercer trimestre de este año, cuando se vio obligada a interrumpir el suministro de diésel a la mina de níquel que explota en Cuba y cuyos pagos en moneda extranjera se encuentran en suspenso, informó este martes el diario Financial Post.

Sherritt tiene una empresa mixta con el Estado cubano desde 1995 para explotar los ricos yacimientos de níquel en el oriente cubano. La firma con sede en Toronto, incluye la planta Pedro Soto Alba, en Moa, Holguín, y minas de níquel y cobalto, que pertenecieron a la norteamericana Moa Bay Mining Company, y fueron expropiadas por el Gobierno de Fidel Castro en 1960.

La canadiense se vio obligada a adoptar medidas de conservación, incluida la puesta en marcha de menos camiones mineros, ya que las medidas de los EEUU contra los envíos de petróleo a la Isla empeoraron la grave situación del combustible.

Las medidas redujeron la producción de sulfito mixto, aunque la producción de níquel no se vio afectada. La producción de sulfuros mixtos así como el suministro de combustible han vuelto a la normalidad en el cuarto trimestre, según dijo la compañía en una llamada con inversores el viernes.

Sin embargo, la política de la Administración Donald Trump ha sofocado el flujo de efectivo que La Habana debe pagar a Sherritt, que ha intentado limitar su exposición directa a las sanciones estadounidenses derivadas de la reciente activación del Título III de la Ley Helms-Burton.

La disposición permite a los dueños de propiedades confiscadas por el Gobierno cubano tras la llegada al poder de Fidel Castro demandar en los tribunales estadounidenses a cualquiera que "trafique" u obtenga un beneficio económico de tales bienes.

"Las sanciones de EEUU siguen siendo una preocupación para nosotros", admitió el presidente ejecutivo de Sherritt, David Pathe, en una llamada con analistas la semana pasada.

"Existe la posibilidad de que aumenten las sanciones en los próximos meses y eso dificulta aún más nuestra capacidad de pronosticar el tiempo para cobrar y recibir el efectivo de parte de nuestros socios cubanos en el negocio del petróleo y la energía", añadió.

Pathe se reunió con Miguel Díaz-Canel el pasado mes de mayo. Ambos habían conversado sobre "la buena marcha de las inversiones" y su rechazo a la Helms-Burton. La Habana le prometió entonces "seguridad jurídica" a sus negocios en la Isla.

La Moa Bay reclama a Sherritt una indemnización certificada desde 1960 por 88,3 millones de dólares, sin contar los intereses acumulados.

Cambios realizados en 1996 a la Ley de Medidas Extraterritoriales Extranjeras (FEMA) de Canadá establecen que cualquier fallo realizado bajo el embargo de los EEUU no será reconocido ni aplicado en Canadá. Pero eso no ha protegido a Sherritt del impacto de las restricciones estadounidenses.

"Las medidas (estadounidenses) han limitado la inversión extranjera en Cuba, restringido el acceso a suministros y equipos y reducido la disponibilidad de divisas", lamentó Sherritt.

Los socios cubanos de Sherritt están actualmente atrasados en pagos por 154,8 millones de dólares, aunque la minera canadiense recibió su inyección mensual de 2,5 millones, según una nota del National Bank Canada.

Más información

5 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.
Profile picture for user ESTOYLIBRE

Que prueben el precio de seguirle la rima a esa dictadura.

Que se jodan

Profile picture for user Balsero

Los canadienses han sabido mezclar sus dones refinados con negocios reñidos con el medio ambiente. Preferentemente han buscado democracias débiles o bien, como el caso de Cuba, una dictadura. A todo esto, en el caso de la Sherritt, hay que sumarle el uso de empresas confiscadas y la patente de corso que le dieron los Castro, para hacer y deshacer en la isla. Espero que no sean tan cínicos de quejarse, ahora, que ya se supo que son terroristas ambientales, usurpadores y cómplices de un régimen violador de los DDHH.

Profile picture for user Lazlo

''La empresa canadiense está teniendo problemas con los pagos del Gobierno cubano por su falta de liquidez, entre otros.''

Espero que le reclamen al GOBIERNO cubano el dinero que les deben y que no acepten quejas.

¿Y los trabajadores CUBANOS en estas minas qué...? ''¿Sherritt'' se ha preocupado por ellos y atiende que se les pague adecuadamente y vivan decentemente?