Back to top
Sociedad

Una marcha que 'se anticipó a todo lo que vino después desde la sociedad civil cubana en demandas al Estado'

Para la sociedad civil cubana, el gran valor de la marcha LGTBI del 11 de mayo de 2019 fue probarse que 'es la fuerza de un país', opina el científico y activista Ariel Ruiz Urquiola

Madrid
Arresto del periodista Boris González Arenas durante la marcha del 11 de mayo de 2019.
Arresto del periodista Boris González Arenas durante la marcha del 11 de mayo de 2019. ap

En mayo de 2019, el CENESEX suspendió la Conga contra la Homofobia y la Transfobia, por órdenes del Gobierno. Ese año, gays, lesbianas y transexuales cubanos demostraron que no necesitaban de las instituciones para marchar por sus derechos.

El sábado 11 de mayo, miembros de la comunidad LGTBI, pero también de la sociedad civil independiente cubana, que decidieron apoyarlos, se reunieron en el Parque Central para comenzar la marcha. Solo pudieron llegar hasta Prado y Malecón. La policía y la Seguridad del Estado les cortaron el paso a base de golpes y detenciones. Pero el suceso marcó un antes y un después para la comunidad LGBT y la sociedad civil de la Isla.

En el segundo aniversario de la marcha, DIARIO DE CUBA conversa con tres participantes sobre sus motivaciones y lo que representó para ellos ser parte de aquel acontecimiento.

No eran marchas, eran congas

El científico y activista Ariel Ruiz Urquiola sostiene que participó porque fue la primera marcha por los derechos de la minoría no heterosexual "no organizada por el Gobierno cubano". 

"Hasta el momento, todas eran organizadas por el CENESEX y no eran marchas, eran congas. Fiestas populares donde salen una serie de homosexuales haciendo movimientos pelvianos, como si estuvieran haciendo sexo sobre las patrullas policiales, en la calle, agrediendo una imagen pública. El hecho de que defiendas un derecho de una minoría sexual no quiere decir que te impongas ni que hagas un show de tu intimidad. Eso no ocurre en sociedades de corte occidental donde se respetan normas de convivencia social". 

"Me enteré por mi hermana, quien, sin ser una persona de orientación no heterosexual, me avisa que algunas personas, incluyendo excompañeros míos de la universidad, estaban organizando esta manifestación al paralelo. Me dejaba entender lo que iba a ocurrir por si quería involucrarme, porque eran también mis derechos los que se iban a estar defendiendo".

Ruiz Urquiola recuerda que cuando llegó al Parque Central se quedó "absolutamente anonadado" por la cantidad de policías que había con perros pastores belgas malinois. "Era una manera de intimidar con los ladridos de los perros y la presencia física e imponente de esos uniformes con armas a ciudadanos totalmente desarmados cuya única arma era su alma. El alma de defender los derechos de una minoría, y con los derechos de esa minoría mostrarle al desgobierno cubano que el pueblo tiene una inconformidad con la gestión con la que ellos han convertido a la República de Cuba en un feudo de la familia Castro y sus lacayos". 

Para Ruiz Urquiola, la marcha significó "un grito de libertad" y cuenta que, por donde la pasaba, muchas personas se sumaban. 

Considera que fue un gesto de expresión común para quienes pertenecen a la comunidad no heterosexual y quienes se sienten parte de la sociedad civil y creen que el cambio no está en un individuo, sino "en todos nosotros".

"Fíjate si fue así, que la manifestación era sin líderes porque los que la habían organizado habían sido secuestrados el día anterior", destaca.

Opina que para la sociedad civil el gran valor de la marcha fue probarse que es "la fuerza de un país”. Considera la participación de personas heterosexuales, como "la prueba de que no somos enemigos unos de los otros". 

He tenido que luchar contra los prejuicios

Una de las personas heterosexuales que participó en esta marcha fue el activista y periodista de DIARIO DE CUBA Boris González Arenas, quien recuerda que, en el mundo, las fiestas del orgullo gay "aunque son fiestas lógicamente de reivindicación de los derechos LGTBI, también son fiestas del país (…). No tiene nada de raro que una persona heterosexual se sensibilice, aun cuando sea portador de prejuicios, pero tenga conciencia de que los prejuicios son algo negativo y afectan directamente a personas específicas. Si uno quiere asumirse como defensor de derechos humanos, debe ser capaz de reconocer todas las formas de opresión en la sociedad y asistir a la movilización en contra de ellas". 

Para González Arenas, al suspender la conga, el CENESEX quedó "como una pantalla de un régimen excluyente, homófobo y degenerado (…) Una serie de activistas extraordinarios LGTBI dijeron 'el CENESEX no dice si hay o no hay marcha'. Eso demuestra la madurez y el valor de los movilizadores".

Aunque participar en la marcha implicó ser reprimido, ver cómo la Policía secuestraba a sus amigos Ariel Ruiz Urquiola, Iliana Hernández y Oscar Casanella, y posteriormente el aumento de la "represión comunista" contra él y su familia, González Arenas está feliz de haber participado.

"Creo que fue la movilización de calle más extraordinaria o de las más extraordinarias que se han realizado, al menos en la última década". 

Considera además que la marcha deshizo el prejuicio "homofóbico" de que “los gays no se comprometen con nada, solo piensan en ellos”, y mostró una mayor madurez de la sociedad cubana "trazando claramente las fronteras entre lo que es la sociedad civil y lo que es el activismo político. El 11 de mayo se anticipó a todo lo que ha venido después desde la sociedad civil en demandas al Estado". 

Sin embargo, admite que ha "tenido que luchar contra los prejuicios", incluso después de entender la importancia de la aprobación el matrimonio gay. Cuando se planteaba el tema de la adopción de niños, decía "bueno, pero hay que tener mucho cuidado".

"Sí, hay que tener cuidado, cuando des a un niño en adopción, de no dárselo a unos delincuentes gays ni a unos delincuentes heterosexuales. Hay que tener el mismo cuidado", aclara. 

Ese nivel de aceptación no choca para nada con lo que siento que soy como católica

La profesora y activista Omara Ruiz Urquiola además de ser una mujer heterosexual es católica. Eso no le impidió instar a su hermano a participar y, además, asistir, porque era una marcha "independiente" y "sin sesgo político. Era una marcha genuinamente de la sociedad civil. Una expresión de civismo auténtico". 

Esta mujer que se define como "católica, apostólica y cubana" defiende la libertad del ser humano y cree en la institución del matrimonio, "cuando es un enlace genuino, una comunión en la defensa de la unión y el proyecto de vida de dos personas, que deciden constituir una familia".

Considera que reivindicar la familia será una ganancia para la construcción de un futuro Estado de Derecho, porque ha sido atacada "por este proceso mal llamado Revolución cubana".

"Una familia de dos personas del mismo sexo, que en comunión deciden desarrollarse para prosperar económicamente, salvaguardar hijos, velar el uno por el otro, es algo a tener en cuenta e incluso proteger. Estamos tan fracturados, que esa voluntad de unión de dos personas que deciden marchar por la vida juntos es algo defendible".

"Esto ha sido un proceso de evolución de mi pensamiento", confiesa. "Conocí a una pareja de homosexuales masculinos que llevaba la vida entera juntos. Uno era el propietario de la vivienda y el otro había emigrado del interior del país (…). Cuando murió el propietario, su pareja de toda la vida quedó en el desamparo. Quienes tenían derecho a la vivienda y a las pertenencias de quien había sido su pareja toda la vida, eran los familiares consanguíneos. Él no tenía derecho a nada".

Para ella no se trata de tolerancia, sino de aceptación. "Ese nivel de aceptación no choca para nada con lo que siento que soy como católica". 

Afirma que en cuanta marcha haya va a participar. "Pero no me verás nunca en una marcha del CENESEX. Toda la vida me ha parecido una falta de respeto que traten de utilizar la elección sexual de las personas como un estandarte político".

Más información

10 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

Amadeus-15;07..., no coja lucha con mike rodriguez, altera ,el tal weston , todos estos personajes , no son mas que pseudonimos del departamento de contrainteligencia de la tirania castrista.DIARIO DE CUBA, es monitoreado , por la tirania castrista , al punto , que en un interrogatorio a un activista de derechos humanos en Cuba , le fue mostrado una foto copia de un articulo , para inculparlo de un delito .Rene Libertario.

Profile picture for user Amadeus

Rene___ Esos son punching bags para probar uppercuts.🥊

Ruiz Urquiola da pena. Quiere culpar al regimen de sus desgracia despues de vivir una vida promiscua!!!.

NO, no , señorito Amadeus... no , yo nunca he dicho que TODOS fingen y miente. El maltratao -y en muchos casos los golpes- lo están recibiendo ''los seguidores del líder'' que en el hospital tiene asegurada tres comidas diarias mejor que en cualquier hogar cubano de a pie. Más un vaso de guarapo. Sobre todos LAS MUJERES CON PANTALONES son bien humilladas y maltratadas en la calle mientras los machos remachos... filman. Para esas en la calle, MI SOLIDARIDAD.

Profile picture for user Weston

"El hecho de que defiendas un derecho de una minoría sexual no quiere decir que te impongas ni que hagas un show de tu intimidad. Eso no ocurre en sociedades de corte occidental donde se respetan normas de convivencia social", dice el compañero Ruiz Urquiola.
Falso!
Los desfilen por el día del "Orgullo Gay" en los Estados Unidos, en particular en San Francisco, son un insulto a la decencia.

Profile picture for user Amadeus

Pap Weston__- Papo, ya se sabe que la tienen cogida con Ruiz Urquiola, vaya a saber Dios por qué extraña intimidad. Anyway, lo de la decencia es siempre algo relativo. Que nos haya salido antigay, es algo que se podría esperar. Usted está en contra de todo lo que es justo y diverso.

Cualquier día lo vemos disfrazado como uno de esos de Village People cantando "YMCA" por toda la Calle 8. Usted nunca deja de sorprendernos.

Amadeus, todo el mundo sabia que el 'cientifico" Ruiz Urquiola era una loca desorejada, que despues de una vida promiscua toma por escusa que le inocularon el SIDA. Tanto Ud. como yo sabemos perfectamente como fue "esa ina-culacion".

Profile picture for user Amadeus

alterado___ Sería una bajeza que usted ahora se convirtiera en el Gran Censor de la Promiscuidad. Ni a usted ni a mi nos consta la manera en que Urquiola fue infectado, por tanto Urquiola disfruta del beneficio de la duda y puede dar la versión que le salga de las entrañas. Ahora bien, que usted pretenda tirarle la toalla a sus jefes es válido, pero no nonesto. Yo no sé NADA no me meta en el potaje, pero parece que usted sí estaba presente, ya que está completamente convencido de la manera en que Urquiola fue infectado. Mi pregunta: ¿Cuál era su papel en esa escena?

Profile picture for user Amadeus

Dice Mike Rodríguez que todos esos estám figiendo y que todo es mentira.