Back to top
Literatura

La Universidad de La Habana tomará medidas contra 'los responsables' de tirar libros

Los textos fueron arrojados entre escombros en el patio de la Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz.

La Habana
Libros tirados en el patio de la Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz.
Libros tirados en el patio de la Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz. Judit Díaz Henquén/Facebook

La Universidad de La Habana (UH) tomará medidas con "los responsables" de tirar libros en el patio de la Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz. El comunicado de Eduardo Torres Cuevas, director de ese centro adscrito a la UH, se publicó dos días después de una denuncia en las redes sociales. 

"Estos libros pudieron tener mejor destino que éste ahora mismo en el patio de la Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz, de la Universidad de La Habana, L y 27, Vedado", dijo Judit Díaz Henquén en Facebook con una imagen de los textos tirados.

Según Torres Cuevas, "alguien" no identificado arrojó "entre escombros", libros de la Editorial Imagen Contemporánea de la Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz, casa editora que recién cumplió 25 años de trabajo. "¿Cómo asumir entonces la negligencia infinita de dos trabajadoras? ¿Cómo explicar lo inexplicable, lo injustificable?", dijo. 

Los libros fueron tirados tras "un proceso técnico conocido como descarte, que consiste en la valoración del estado técnico del libro. Dicho trabajo se lleva a cabo por especialistas calificados para ello y bajo normas de protección de obligatorio cumplimiento. Descartar determinados libros es un acto de preservación de bibliotecas y personas. Por su carácter delicado, está regido por un conjunto de normas y procedimientos y se encuentra debidamente legislado", explicó.  

"En este caso, por desconocimiento de todo lo anterior, irresponsabilidad y desacato a las orientaciones que a este respecto tiene establecida la institución, el descarte se llevó a cabo sin ninguna consideración técnica y se mezclaron libros en diferente estado de degradación y, algunos, incluso, totalmente sanos. Ello pudo haber traído consecuencias graves a la salud de los trabajadores que participaron en ese proceso, así como a los futuros lectores. Por supuesto, ya este hecho tuvo su análisis y los responsables responderán acorde al tamaño del daño que han provocado", detalló. 

Entre los libros tirados estaban algunos del propio Eduardo Torres Cuevas y obras pertenecientes a la Biblioteca de Clásicos Cubanos. "Más sensible aún, estos hechos ocurren cuando nuestra editorial acaba de publicar tres tomos de las Constituciones, y los cinco tomos de la Nueva Historia Universal ilustrada", agregó. 

Los libros fueron rescatados por personal de la Universidad de La Habana y ahora "se realiza un nuevo estudio para confirmar la salud de los libros, incluidos los que aparentemente pueden permanecer en buen estado pero que ya pudieran estar contaminados con virus y bacterias que dañan la salud de los seres humanos", señaló.

"Hechos como este nunca deben suceder. Nada nos detendrá en la obra que hemos emprendido; menos aún, las acciones de la barbarie", afirmó Eduardo Torres Cuevas en la revista oficialista La Jiribilla.

El episodio sucede cuando la industria editorial de Cuba está en "un estado paupérrimo", según el escritor Leonardo Padura. El Gobierno espera suplir la escasez de papel con los libros digitales.

DIARIO DE CUBA recorrió varias librerías de La Habana para comprobar el estado lamentable de algunos de ellas, como la librería Alma Mater

VISTO EN FACEBOOK: Libros tirados en #LaHabana "Estos libros pudieron tener mejor destino que este ahora mismo en el...

Posted by DIARIO DE CUBA on Wednesday, May 19, 2021
Más información

3 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

Cómo en Cuba hay una dictadura fascista, lo más justo es que se quemen publicaciones como en primer lugar, el libelo “La Historia me Absolverá “, “ El
diario del Ché” por ejemplo.

En la Biblioteca Nacional había dos reservas, la amarilla para los libros acusados de diversionismo ideológico y la roja, para los considerados pornográficos. Después se pasó a una censura más sutil, te decían que el libro estaba siendo restaurado. ¿Cómo es en 2021? A lo mejor contratan al empleado de Torres Cuevas.

Profile picture for user Ana J. Faya

¡Qué ironía de Torres-Cuevas! Eso no es nuevo. Parece que no quiere acordarse de cuando el régimen bajo Fidel Castro quemó en una pira todos los libros editados por el Departamento de Filosofía de la UH, del que Torres-Cuevas era miembro. Parecía el Kiristallnacht de Hitler o Santiago con Pinochet. Y no solo eso, cómo después arrasaron con bulldozers el edificio donde estaba el Dpto, una edificación en buen estado, como para borrarlo todo. Los "responsables" de "aquella atrocidad" no han pagado por sus atrocidades, de las cuales lo de Filosofía es nada comparada con otras en Cuba.