Back to top
Covid-19

Tras el toque de queda, lo peor podría estar por llegar en Santiago de Cuba

La población se mantiene en vilo por el descontrol de la pandemia de Covid-19 y la irresponsabilidad de los funcionarios.

Santiago de Cuba
Santiago de Cuba.
Santiago de Cuba. DDC

Las autoridades de Santiago de Cuba decretaron un toque de queda que entrará en vigor en la medianoche de este lunes 11 de enero, en un esfuerzo por contener el rebrote de Covid-19 y ordenar el desastre que compromete el panorama epidemiológico de la segunda ciudad en importancia de la Isla.

Según el Ministerio de Salud Pública en los últimos 21 días la provincia ha acumulado 570 casos positivos al coronavirus, siete veces más que los reportados en el período de marzo a octubre, cuando sumó 81.

Los sitios web de la prensa local consignan que en la última decena de diciembre el territorio detectó 202 pacientes infectados por el virus, mientras que en los diez primeros días de 2021 la cifra se elevó a 368, y casi el 90 % de los casos se concentran en la ciudad cabecera.

El domingo las autoridades reportaron 89 nuevos contagiados en la provincia.

La irresponsabilidad, unida a las violaciones de los protocolos, la falta de exigencia y la incoherencia de sancionar, culpar y amenazar por encima de ordenar y proteger con sentido común, han ayudado a que la ciudad de Santiago de Cuba, el municipio más poblado del país, regrese a la Fase 1 de recuperación.

Ante ese panorama el Consejo de Defensa Provincial, reunido en composición reducida, endureció las restricciones y acordó implantar un toque de queda en el horario comprendido entre 7:00 de la noche y 5:00 de la madrugada.

La supervisión de la restricción nocturna la realizará una "Fuerza de Tarea" integrada por unos 3.500 efectivos de la Policía Nacional Revolucionaria, alumnos de las escuelas militares y las Brigadas Especiales, quienes hace un mes atemorizan a los habitantes de la ciudad y ahora llevarán a los tribunales a quienes consideren incurran en el delito de "propagación de epidemias".

Entre las 38 medidas adoptadas figura la paralización de la transportación interprovincial y el reforzamiento de la vigilancia en los puntos de entrada al territorio. También se establece el cierre de las Casas de Abuelos y la recogida de las decenas de indigentes que pernoctan en parques, aceras y terminales.

Los ómnibus locales y el parque automotor de los porteadores privados circularán al 50% de su capacidad, mientras que las cafeterías y restaurantes  trabajarán con el mínimo de personal y solo ofertarán alimentos para llevar.

En Santiago de Cuba se suspenden además las actividades quirúrgicas de carácter electivo y se atenderán las urgencias y los casos oncológicos. De igual forma, se descentralizan las consultas especializadas y disminuyen los ingresos para aumentar la capacidad de recepción de los hospitales, a punto de colapsar.

Por el momento, Salud Pública no ofrecerá servicios estomatológicos y los estudiantes y el resto del personal se volcará de forma masiva a pesquisa intensiva de la población.

Los contactos de sospechosos y confirmados con Covid 19 permanecerán en sus viviendas, limitando el uso de los centros de aislamiento para pacientes descompensados.

Por la gravedad de la situación, las autoridades revitalizan el trabajo a distancia, dejando solo el personal imprescindible en las áreas no vinculadas a la producción, mientras que en los hogares de ancianos y hospitales psiquiátricos se suspenden las visitas y se reducen los acompañantes.

Las fiestas en centros de trabajo y las concentraciones públicas serán sancionadas con severidad, un reclamo del pueblo por la impunidad con que se violaban los protocolos sanitarios y el distanciamiento social.

De igual forma, se suspenden las actividades religiosas y todas las funciones recreativas en parques infantiles, centros nocturnos, cabarets, salas de fiestas, discotecas, clubes, cines, piscinas, playas, teatros, joven club, gimnasios y todas las instalaciones deportivas.

Los servicios de velatorios en las funerarias se limitan a cuatro horas y las visitas a las prisiones y los pabellones conyugales de los convictos se interrumpen de forma indefinida, dejando la opción de llevar alimentos a las cárceles cuando el MININT lo autorice.

Desoyendo el clamor de los padres, se mantienen el curso escolar y las labores de los círculos infantiles, sin tener en consideración que alrededor de un centenar de niños y estudiantes de todos los niveles de enseñanza permanecen hospitalizados por coronavirus, y en las aulas son sometidos al hacinamiento y altas posibilidades de infestación.

Abiertas permanecerán asimismo las oficinas de cobro de multas, para las que se fijó un término de 72 horas, de lo contrario se incurre en una contravención sancionada por el Código Penal con internamiento y limitación de libertad.

A principios de año varios integrantes del Consejo de Defensa y algunos representantes de los 35 organismos y organizaciones centrales del Estado dieron positivos en los PCR realizados por el Laboratorio de Biología Molecular.

Entre ellos figuran el vicegobernador de la provincia, Manuel Falcón Hernández, que fue trasladado con su familia al Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) de la capital; Ricardo Serrano, delegado del Ministerio de Comunicaciones, y Yaneidis Hechavarría Batista, intendente del municipio de Santiago de Cuba.

La llegada de los directivos y sus equipos de trabajo a hospitales y centros de aislamientos continúa alarmando al personal médico, que alertó sobre el peligro que representaban para el rebrote de la pandemia el reunionismo, las concentraciones masivas y las ferias de fin de año.

El nuevo rebrote de Covid-19 llevó al cierre de 23 manzanas y el aislamiento de 4.123 residentes del reparto Santa Bárbara, donde la población se mantiene en vilo por el descontrol de la pandemia y la irresponsabilidad de sus directivos.

Solo en esta demarcación, perteneciente al policlínico 30 de Noviembre, dieron positivo al coronavirus cerca de un centenar de pacientes, los que a su vez generaron 187 sospechosos, 794 contactos directos y otros 390 nexos a partir de las relaciones interpersonales, los cuales se mantienen internados en hospitales y centros de aislamiento.

Ante el nivel de infestación tan elevado fueron incomunicadas 1.235 viviendas y comenzó la pesquisa a todos sus moradores. De forma puntual se supervisan las medidas sanitarias en las 160 casas de renta enmarcadas en la zona roja y donde se albergan el grueso de los turistas que vacacionan en esta urbe del oriente cubano.

Sin embargo, Gladys Pujals y Roberto Silveira, dos epidemiólogos consultados por DIARIO DE CUBA, confirmaron que lo peor está por llegar, pues esta semana deben arribar por el Aeropuerto Antonio Maceo otros 5.000 vacacionistas extranjeros.

Por diferentes vías, el pueblo exige al Gobierno priorizar la recogida de los desechos sólidos de la ciudad, pues desde el 31 de diciembre afloran los basurales y las negligencias, que se escudan detrás de la falta de combustible y otras justificaciones de la Empresa de Comunales.

Más información

4 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.
Profile picture for user Peña Tico

Solo como observación, según la foto de encabezado parece que
el fotógrafo barrió la calle ántes de tirar su foto

Profile picture for user BOLUFE

Ehh..y que paso con las vacunas anti-Covid19 cubanas..?? Las de la mas adelantada medicina en el mundo mundial..??

Profile picture for user Plutarco Cuero

Ahora los mulatos son los culpables del desastre ... manda pintura blanca ...

Un régimen tiránico que NO sabe cómo resolver el problema del Covid19. AHORA la ''supuesta vacuna cubana'' se llama: ABDALA. En febrero será la ''MAMBISA INVICTA''. Y , en cifras ocultas, el PUEBLO SIGUE ENFERMANDO Y MURIENDO POR DOQUIER. ¿HASTA CUÁNDO, PUEBLO CUBANO...?