Back to top
Sociedad

Basura 'coyuntural' vs. basura endémica en La Habana

'Si no se controla la recogida de desechos, es imposible controlar el dengue', advierte una doctora.

La Habana
Maloja y Manrique, La Habana.
Maloja y Manrique, La Habana. DDC

"La recogida de basura no tiene nada que ver con la situación coyuntural", respondió tajante un airado vecino de la calle San Nicolás, en la barriada Los Sitios, a las explicaciones del delegado del Poder Popular.

En la intersección de las calles Maloja y San Nicolás, la montaña de desechos sólidos, desperdicios y escombros, obstruye aceras y parte de la vía pública. El foco de mosquitos y roedores afecta a las viviendas cercanas y a la bodega de productos alimenticios racionados de la comunidad, situada al frente.

Los argumentos del delgado, que solo pudo aludir a "la situación coyuntural que atraviesa el país", no apaciguaron a los vecinos que se fueron sumando a la queja.

"Es uno de los problemas que el Estado nunca pudo resolver con o sin situación coyuntural o 'Período Especial', que para el caso es lo mismo", apostilló el vecino airado.

El panorama de Los Sitios, consejo popular afectado además por el mal estado de sus calles, que dificulta el tránsito de vehículos, es similar al de los 15 municipios de La Habana. A la acumulación de desechos sólidos se suman los vertederos de aguas albañales y, por ende, la propagación de enfermedades.

La "solución" del Gobierno provincial a una problemática de décadas ha sido burocratizar aún más la empresa de Servicios Comunales: constituir direcciones municipales para, según la prensa oficial, "alcanzar mayores niveles de autonomía en los territorios".

Servicios Comunales, que forma parte del sistema administrativo del Consejo de la Administración Provincial, es la encargada de organizar, controlar y dirigir la "recogida y disposición final de los residuos sólidos urbanos (RSU), el mantenimiento de las áreas verdes, el mobiliario urbano y los servicios necrológicos", entre otras acciones, según explica la empresa en su sitio en internet.

"Crear direcciones municipales para solucionar la recogida de basura es una contradicción con las mismas justificaciones que ofrecieron las autoridades para crearlas", dijo Juan Miguel Rodríguez, enfermero de un policlínico y vecino del consejo popular Plaza.

"Si no tienes el recurso humano, ni equipos, ni tanques colectores, entonces cómo vas a distribuir ese déficit entre 15 municipios, y mucho menos en medio de la 'situación coyuntural', que empeora el cuadro por la falta de combustible", cuestionó Rodríguez.

Recientemente, el vicepresidente de la administración provincial de La Habana, Osmín Abel Camejo Domínguez, admitió que la empresa de Servicios Comunales sufre de "poca disponibilidad de equipos, desprofesionalización del personal e insuficiente número de colectores", y justificó la creación de direcciones municipales como forma de "proveer de mayor capacidad de gestión a los territorios y garantizar la efectividad de la recogida de desechos sólidos", en una provincia que genera diariamente unos 20.000 metros cúbicos de basura.

Varios reportes han reflejado que el problema de la recogida de basura ha llegado a afectar a localidades como Siboney, considerado el barrio más opulento de la Isla, donde residen parte de la cúpula del régimen, diplomáticos e inversores extranjeros.

Empleados de Comunales preguntados coincidieron con lo señalado en anteriores reportes: "falta de camiones, de combustible, corrupción y bajos salarios a los trabajadores del sector".

"También es cierto que la 'situación coyuntural' pone más apretada la jugada, porque todos los días nos repiten lo mismo en la reunión-matutino de las mañanitas", dijo Oscar Javier, trabajador de un camión recolector en el Cerro.

"No hay combustible para los pocos camiones que hay, y muchos están rotos y sin piezas de repuesto, y los camiones japoneses no dan abasto tampoco", añadió.

Como parte de un donativo para la limpieza de La Habana, ascendente a diez millones de dólares, el Gobierno japonés incluyó la entrega paulatina de cien camiones recolectores de desechos sólidos, que llegarían a través de gestiones de la corporación nipona Somitomo.

Eleonora Vázquez, vecina del consejo popular Pueblo Nuevo, aseguró haber leído las explicaciones del Gobierno de La Habana, que consideró alejadas de "la realidad y la pestilencia" en que conviven los habaneros.

"Decir que los ciudadanos no respetamos el horario establecido para botar la basura es una idiotez. ¿Para qué se establece un horario cuando no se recoge la basura en semanas?", comentó Vázquez .

"Las personas botan la basura fuera de los colectores porque no alcanzan, como admitieron los funcionarios, para toda la basura que genera una comunidad. Y lo más importante que no se tiene en cuenta es que el dengue, por ejemplo, está conectado directamente con las condiciones higiénicas del entorno: si la basura se acumula se crean focos de vectores, se obstruyen alcantarillas y se estancan las aguas por las lluvias", dijo una doctora que trabaja en un policlínico.

"Si no se controla la recogida de basura, es imposible controlar el dengue", concluyó.

Archivado en
Más información

2 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.
Profile picture for user Peña Tico

Yo nunca he entendido que la empresa que se dedica a recoger la basura también se dedica a
los servicios necrológicos, es decir, recogida de muertos

Profile picture for user El Coyuntural

Basura, roedores, cucarachas, mosquitos...y a combatir el dengue con pececitos