Back to top
Corea del Norte

Con la muerte o la prisión se paga en Corea del Norte ver 'El juego del calamar'

Acceder a contenidos extranjeros se volvió más peligroso desde que Kim Jong-un asumió el poder en 2011.

Pyongyang
Fotograma de 'El juego del calamar'.
Fotograma de 'El juego del calamar'. NETFLIX

Pyongyang condenó a muerte a un hombre que vendía copias de la serie surcoreana El juego del calamar, que ha sido un éxito internacional a través de la plataforma Netflix, poco después de que las autoridades sorprendieran a siete estudiantes de secundaria viendo el programa.

De acuerdo con fuentes que hicieron la denuncia a Radio Asia Libre (RFA, por sus siglas en inglés), el contrabandista llevó a Norcorea una copia de la serie desde China y la vendió en unidades USB. La sentencia en su contra será ejecutada por un pelotón de fusilamiento.

Además, uno de los estudiantes que compró una copia de la serie recibió una sentencia de cadena perpetua, mientras que los otros seis fueron sentenciados a cinco años de trabajos forzados, y maestros y administradores escolares de las escuelas de los condenados fueron despedidos y enfrentan el destierro hacia minas remotas, donde tendrían que hacer trabajos forzados.

RFA había reportado que las copias del seriado estaban circulando en Corea del Norte a pesar de los esfuerzos de las autoridades para mantener alejados a los ciudadanos de contenidos extranjeros.

"Todo esto comenzó la semana pasada, cuando un estudiante de secundaria compró en secreto una unidad flash USB que contenía la serie y la vio con uno de sus mejores amigos en clase", dijo una fuente de la Policía en la provincia de Hamgyong del Norte al Servicio Coreano de RFA.

"El amigo le dijo a otros estudiantes que se interesaron y compartieron la memoria USB. Fueron capturados por los censores del 109 Sangmu, quienes habían recibido un chivatazo", dijo la fuente, refiriéndose a la fuerza policial del régimen que se especializa en capturar a quienes consumen contenidos ilegales en el país.

El arresto de los siete estudiantes marca la primera vez que Pyongyang aplica la nueva ley denominada "Eliminación del pensamiento y la cultura reaccionarios" contra menores, según la misma fuente.

La ley, promulgada el año pasado, conlleva la pena máxima por ver, retener o distribuir medios de los países capitalistas, particularmente de Corea del Sur y Estados Unidos.

"Los residentes están sumidos en la ansiedad, ya que los siete alumnos serán interrogados sin piedad hasta que las autoridades puedan averiguar cómo se introdujo el drama de contrabando con la frontera cerrada debido a la pandemia del coronavirus", agregó la fuente.

"El Gobierno se está tomando este incidente muy en serio, diciendo que se está descuidando la educación de los estudiantes. El Comité Central despidió al director de la escuela, a su secretaria de juventud y a su maestro de aula", aseguró el testimoniante al tanto de los hechos.

"También fueron expulsados ​​del Partido. Es cierto que serán enviados a trabajar en minas de carbón o exiliados a zonas rurales del país, por lo que a otros maestros de escuela les preocupa que les pueda pasar a ellos también si uno de sus alumnos se ve involucrado en la investigación", señaló.

A raíz de la captura de los estudiantes, las autoridades comenzaron a buscar en los mercados dispositivos de almacenamiento de memoria y CD de video con contenidos extranjeros, dijo a RFA un residente de la provincia donde se produjeron los sucesos.

"Todos los vecinos están temblando de miedo porque serán castigados sin piedad por comprar o vender dispositivos de almacenamiento de memoria, por pequeños que sean", afirmó una segunda fuente, que pidió permanecer en el anonimato.

"Pero independientemente de cuán estricta parezca ser la represión del Gobierno, circulan rumores de que entre los siete estudiantes arrestados, uno con padres ricos pudo evitar el castigo porque sobornó a las autoridades con 3.000 dólares", dijo el individuo enterado que narró a RFA lo sucedido.

"Los residentes se quejan de que el mundo es injusto porque si los padres tienen dinero y poder, incluso sus hijos condenados a muerte pueden ser liberados".

Un reporte del diario The Washington Post de agosto de 2019 documentó cómo ciertos medios de comunicación surcoreanos son considerados peligrosos por las autoridades norcoreanas, porque alentarían a las personas a escapar. El K-pop y la música pop estadounidense han tenido un papel fundamental en socavar la propaganda de Corea del Norte, señaló el artículo.

También citó una encuesta a 200 norcoreanos fugitivos que viven en Corea del Sur, en la que el 90% reconoció haber consumido contenidos culturales extranjeros mientras vivían en el Norte, y el 75% dijo conocer a alguien que fue castigado por ello.

Más del 70% indicó que acceder a los contenidos extranjeros se volvió más peligroso desde que Kim Jong-un asumió el poder en 2011, según la encuesta del Unification Media Group de Corea del Sur.

El juego del calamar es el programa más visto de Netflix. Ocupó el primer lugar en 94 países y fue visto en 142 millones de hogares en todo el mundo en solo un mes, según el informe de ganancias del tercer trimestre de la compañía.

Más información

2 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

" Radio Free Asia era al principio una emisora de radio que difundía la propaganda del gobierno estadounidense en las lenguas y países locales, sobre todo en los países comunistas de Asia. Al principio fue fundada y financiada en 1950 por la CIA, a través de una organización encabezada por el llamado «Comité para Asia Libre» como parte de una operación de propaganda anticomunista"...eso dice wikipedia de la muy honorable emisora de radio que divulga la noticia. No se porque se me parece mucho esa biografia a la de muchos medios de TV , RADIO O INTERNET que se dedican a "informar" sobre Cuba. Las coincidencias en origen ,financiamiento y objetivos son demasiadas y su credibilidad tambien esta al mismo nivel.

Profile picture for user Amadeus

No entiendo como pueden prohibir la serie „El Juego del Calamar“ en el país que es el reflejo del mismo juego.