Back to top
Opinión

¿Quién condena al ministro Alpidio Alonso por abuso de autoridad?

Al propinarle un manotazo al periodista de DDC, incurrió en el delito de abuso de autoridad, recogido en el Código Penal vigente en Cuba.

La Habana
Diplomáticos cubanos boicoteando una denuncia al régimen en la ONU, 2019.
Diplomáticos cubanos boicoteando una denuncia al régimen en la ONU, 2019. AFP

Al propinarle un manotazo al reportero de DIARIO DE CUBA Mauricio Mendoza, el ministro de Cultura, Alpidio Alonso, no solo demostró su falta de cultura y de modales, también incurrió en el delito de abuso de autoridad, recogido en el Código Penal vigente en Cuba.

Es culpable de abuso de autoridad el funcionario que "con el propósito de perjudicar a una persona...se exceda arbitrariamente de los límites legales de su competencia, incurre en sanción de privación de libertad de uno a tres años o multa de 300 a 1.000 cuotas".

El delito se cometió delante de agentes del orden, que están obligados a conocer el Código Penal y por tanto tienen que saber que el ministro violó la ley. ¿Será la preocupación ante la posibilidad de que alguien presente cargos contra el ministro por abuso de autoridad, lo que ha llevado a los medios oficiales a evitar a toda costa mostrar el vídeo que muestra la agresión del funcionario contra el periodista?

Los medios oficiales tampoco han mostrado al viceministro Fernando Rojas afirmando ante la prensa extranjera que "hay que asumir el riesgo de que haya algún empujón o manotazo". ¿Les preocupa asumir el riesgo de que, dentro de Cuba, los que no tienen acceso a internet y suelen conformarse con la versión del Gobierno y sus medios, se pregunten si es aceptable y, sobre todo, legal que un funcionario público agreda a un ciudadano?

Pese a la feroz campaña de difamación desatada por los medios oficiales contra artistas, activistas pacíficos y periodistas independientes, la reacción de muchos cubanos ha sido contraria a la esperada por el Gobierno.

Varias periodistas descritas como mercenarias por los medios estatales han recibido muestras de solidaridad e incluso hubo una propuesta en las redes de apagar el televisor a la hora del noticiero.  No es prudente que quienes supuestamente buscan provocar un estallido de violencia en el país aparezcan en un vídeo como las víctimas de la violencia ejercida por un funcionario público.

Por otra parte, si el reportero de DIARIO DE CUBA o algún otro de los artistas y activistas presentes hubiese tirado el primer empujón o manotazo, habría sido arrestado, como de hecho lo fueron sin necesidad de haber lanzado un solo golpe. Pero en vez de ser liberado posteriormente, continuaría detenido y pendiente de juicio por el cargo de atentado.

Sin embargo, a juzgar por los pronunciamientos del presidente Díaz-Canel, el exministro Abel Prieto, e incluso el desparpajo del viceministro Rojas al decirle a la prensa extranjera que "hay que asumir el riesgo…", Alpidio Alonso parece mucho más cerca de una felicitación que de una multa o una amonestación.

Está claro que de quien ocupe el cargo de ministro de Cultura en Cuba no podemos esperar ni una obra artística reconocida, ni modales ni cultura. Esta situación demuestra que mucho menos podemos esperar que las leyes se apliquen por igual a todos los ciudadanos, sin distinción de quién está más cerca o más lejos del poder.

A fin de cuentas, el ministro Alpidio Alonso y el viceministro Fernando Rojas, pertenecen a la misma estirpe y tienen tanta cultura como los diplomáticos cubanos que dieron golpes en las mesas de la sede de la ONU durante una intervención de EEUU para denunciar la situación de los presos en la Isla.

Parafraseando las palabras de la diplomática norteamericana Kelley Currie en aquel momento, si el ministro de Cultura de un país se comporta así, ¿cómo se comportará la Policía?

Aunque parezca una perogrullada, a estas alturas queda gente que lo ignora y prefiere no creerlo. Es bueno que el ministro Alpidio Alonso se los muestre.

Más información

14 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

Para gente como Alpidio Alonso no existen tribunales en Cuba.

Cuando uno piensa que el fascismo castrista ya ha tocado fondo en su podredumbre, sus fecalomas hacen acciones como ésta para degradarse aún más. No existen límites para la imparable putrefacción del régimen.

¿Cuál es la sólida obra literaria o artística que tiene este Alonso para haber sido nombrado Ministro de Cultura? NO TIENE. La única que seguramente tiene es como seguroso, encubierto o no, del MININT, desde tiempos remotos. El manotazo reveló su catadura.

Profile picture for user Lázaro González Valdés

Nada de "un manotazo", que eso es minimizar el asunto. Eso que vimos fue una agresión y detrás del ministro espurio venían los militares entrenados del Consejo de Defenza Municipal (CDM) y del Consejo de Defensa Provincial (CDP) de La Habana quienes en este momento de "situación excepcional" conforman el máximo órgano a cargo de mantener el orden interior y la seguridad del estado. La Ley No.75 regula estas "situaciones excepcionales" y el PCC, exactamente Díaz Canel, es quien activa el Sistema Defensivo Territorial donde PNR, DSE, DGCI, Brigadas de Producción y Defensa (BPD), llamadas popularmente "de respuesta rápida", se subordinan junto con la Fiscalía y los tribunales a esos consejos de defensas en cada territorio, y aplican una legislación que nunca ha sido publicada en la Gaceta Oficial, por lo que es desconocida, quedando militarizado todo en Cuba, hasta la represión. Eso es lo que vimos este 27 de enero en la sede del MINCULT: represión militarizada, camuflada de civil.

Profile picture for user Lázaro González Valdés

Información al respecto de la Ley No.75 y cómo funcionó en los eventos del MINCULT puede leerse en este Informe Especial que se envió a Naciones Unidas https://cmartiana02.wixsite…

Profile picture for user Medicus

El guarapito culturoso está para eso señores: para dar manotazos. No se olviden que ese gobierno es el gobierno de la chusma y de la camorra, este es un gobierno cuya lógica es delincuencial.

Profile picture for user Medicus

..... y además el tipo es "brujero"; se acuerdan de este personajillo tomando buches de alcohol y escupiendo el contenido de su boca en una ceremonia 'gubernamental' muy sui generis?
Pueden buscar el vídeo, anda por ahí.

Amigo Juan, jajaja esa es una realidad al mil por mil jaja

Jaja, está en la constitución "abuso de autoridad"? Si un buen abogado coge el caso cuando llegue a la corte allí le dirán que ese renglón ya no existe, lo cambiaron por el decreto número XXX y si él no esta al tanto de las leyes como abogado. De paso le suspenden la licencia. Jaja.

La tirania castrocomunista , no tiene ni el mas minimo argumento , ni la mas minima legitimidad , para mantenerse en el poder. La fuerza bruta , el asesinato , la tortura , la mas brutal represion , es la unica respuesta de la tirania castrista.Nunca la tirania castrista ha tenido ni la mas minima moral , ni la mas minima decencia ,.Desde 1959 fusilando , a inocentes ,creando campos de concentrasion<LAS UMAP>..,enviando a jovenes cubanos a morir en guerras africanas.Creando martires ,para incentivar simpatias ,hacia la tirania<RECUERDESE EL ASESINATO MASIVO DE JOVENES DEPORTISTAS < EL AVION DE BARBADOS < PERPETUADO POR FIDEL CASTRO Y SUS AGENTES DE INTELIGENCIA>recuerdese el discursito del grandisimo asesino fidel castro , cuando un pueblo viril y valiente llora la injusticia tiembla ..., si tiembla de horror la historia ante los crimenes de los castros. Rene Libertario.

Protestan en su natal Yaguajay ante el inminente traslado para un potrero de Alpidio, donde amenaza con escribir una décima con rimas de participio y algún verso eneasílabo.

Profile picture for user Gualterio Díaz

A mi me parece que es Coacción.

Profile picture for user Ana J. Faya

Desde el momento en que el régimen convirtió a los cubanos opositores o disidentes en "contrarrevolucionarios" o "gusanos" los dejó de considerar ciudadanos, los convirtió en no personas, los dejó sin otro calificativo como cubanos, que no sea otros calificativos peyorativos también, como "mercenarios" o "vendidos al imperialismo". Para el régimen y sus seguidores estos contrarrevolucionarios, mercenarios, gusanos o vendidos dejaron de ser cubanos. Contra esos "entes" el delito de abuso de autoridad no cabe. Contra ellos, el odio, el escarnio, más abuso y sobre todo, represión.

Un Abel Prieto llamando indigente o marginales a cubanos en pleno que viven en la barriada de San Isidro, al estilo burgués imperialista y un Alpidio que no sabe mantenerse en los estribos nos van diciendo la calidad del material humano del que están hecho.

También nos dicen que no son dirigentes que puedan sobrevivir en un escenario de democracia, pues no manejan con capacidad y ecuanimidad los retos que les impone la población.

No fue el teléfono el que le molestó ni el derecho a su imagen, sino la rabia de los cocotazos que debió coger de Raúl Castro por permitir el 27 de Noviembre a más de medio millar de jóvenes reunidos frente a la sede del MINCULT pidiendo libertad de expresión, LIBERTAD DE CREACIÓN y NO A LA REPRESIÓN.