Back to top
Obituario

Muere el artista cubano Arturo Cuenca

Exiliado por el oficialismo cubano en los años 90, destacó en el mundo de la pintura, el grabado, el diseño gráfico y la fotografía.

Miami
Arturo Cuenca.
Arturo Cuenca.

El artista cubano Arturo Cuenca, una de las figuras claves del llamado Movimiento de la Nueva Plástica Cubana, ha fallecido a los 66 años. La noticia, compartida por su amiga Esther María Hernández en la red social Facebook, ha sido comentada por un centenar de comentarios de amigos y seguidores de la obra de Cuenca alrededor del mundo. 

Cuenca, exponente de la pintura, el grabado, el diseño gráfico y la fotografía, fue exiliado en 1991 por el oficialismo cubano por sus ideas en torno al tema de la confrontación entre el arte y la ideología en el ámbito de la sociedad cubana contemporánea.

El artista mantuvo una disputa con Carlos Aldana, en aquel momento ideólogo del Partido Comunista de Cuba (PCC), en uno de los congresos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Este enfrentamiento lo llevó a convertirse en enemigo político del régimen de Fidel Castro.

Desterrado para hacerse su propio nicho en EEUU, Cuenca ganó pocos amigos en los círculos artísticos de Nueva York. La izquierda estaba de moda, así que no encontró abiertas las puertas de la vida bohemia neoyorquina de la época.

A pesar de esto, su trabajo habló por sí solo y pudo ganar reconocimiento en la escena artística nacional e internacional.

Cuenca ha presentado su obra en importantes galerías y museos alrededor del mundo. En 1983 expuso en el Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana; en 1986, en Rotterdam Art Space Gallery, Róterdam, Holanda; en 1989 en la Galería del Auditorio Nacional, México, D.F; en 1990 la Galería de Arte Mexicano, México D.F y en 1993 en Intar Latin American Gallery, Nueva York, EEUU.

En los años 80, para combatir el aislamiento de los artistas cubanos, Cuenca fundó el centro cultural NinArt en México con la colaboración de la galerista mexicana Nina Menocal. NinArt fue la primera organización no gubernamental dedicada a promover las obras de artistas cubanos en el exterior de Cuba desde 1959. 

Por su destacado aporte a las artes plásticas, Arturo Cuenca fue galardonado en 1992 con el premio de la Fundación Cintas de Nueva York.

Cuenca, originario de Holguín, se formó en la Escuela Nacional de Bellas Artes, aunque no terminó sus estudios allí.  También cursó la especialidad de Literatura en la Escuela Nacional de Instructores de Arte de La Habana entre 1979 y 1982. 

Los mensajes de apoyo tras la muerte de Cuenca no se han hecho esperar. "Un puntal de nuestra generación, cultural, artístico y de dignidad también", dijo Martín Guevara Duarte.

"Se va al cielo un talento y nos deja un gran legado en la plástica. Tuvimos la oportunidad de conocerle personalmente y era un ser lúcido, brillante", escribió Vivian Acosta.

"Arturo Cuenca: Un genio incomprendido por su época, un mágico, un artista siempre al borde del delirio, un cubanazo, un raro, buen amigo y divertido hasta lo inverosímil. Una de las poéticas plásticas más singulares y difíciles de la generación de los 80. Adiós querido Cuenca, tú que hasta en la rabia portabas lumbre", declaró Ernesto Fundora.

Por el momento se desconoce la causa de la muerte del artista. 

Más información

6 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

Coincidimos en New York varias veces tronco de j...... y genio en su arte,lo mejor de el,nunca hiso conseciones ,brillo por luz propia.Nada de apoyo o apuntalamiento por papá como otros,brilló por por si mismo.Van a divertirse mucho con ese c...bron en cielo.

Rip😓

Profile picture for user Amadeus

Con Cuenca compartí juergas y muchas gusanerías. Era de los pocos que no disimulaba su desafección al régimen en los momentos donde la mayoría, lógica y humanamente, „se cuidaba“. Por mucho que la dictadura lo trataba de esquivar y aislar en su propio país, su talento lo hacía brillar internacionalmente. Su manera desenfadada lo hacían incombatible ante la burocracia de la cultura cubana que ya lo tenía como incorregible. Con el tiempo y los destinos fuimos perdiendo el contacto que se reanudaban en la distancia a través de terceros. Una pena. So long Arturo, ya nos veremos.

Talentoso, irreverente, su sensibilidad artística fue un chispeante regalo a mis clases de literatura en la ENIA. Tantas anécdotas... El conceptualismo poético de su obra lo individualiza dentro de las artes plásticas cubanas. Ah, caramba, Arturo.

Una pérdida irreparable para el arte cubano. Una voz peculiar, contestaria e inteligente dentro la creación plástica y de la realidad del país en los años ochenta. Parte de lo que ocurre actualmente entre los creadores artísticos cubanos y de su actitud reivindicativa frente al régimen comunista, tiene su origen en esta generación de los ochenta; y especialmente en gente como Arturo Cuenca, que hacía pensar y reflexionar sobre el orden de cosas reinantes en el país, con todas sus propuestas. A pesar de irse de Cuba, su relación desde La Habana, con lo que quedó de la familia García Menocal -importantes en arte, docencia, política y economía-, fue decisiva para abrirle el camino a muchos artistas cubanos. Qué Dios lo acompañe y le de el reposo que merece, dondequiera que se encuentre.