Back to top
Sucesos

Una postal navideña revela el secreto mejor guardado de la represión en China

La cadena británica de supermercados Tesco se vio obligada a suspender la venta de las postales.

Londres
La tarjeta navideña con el mensaje manuscrito.
La tarjeta navideña con el mensaje manuscrito. SUNDAY TIMES

Una niña londinense de seis años encontró en una postal navideña un desesperado mensaje de auxilio supuestamente manuscrito por presos de una cárcel de China sometidos a trabajo forzado.

"Somos trabajadores extranjeros en la prisión de Shanghai Qingpu. Forzados a trabajar contra nuestra voluntad. Por favor, ayúdennos y notifiquen a la organización de derechos humanos. Usen el enlace para contactar a Peter Humphrey", reza el texto, según el reporte del diario británico Sunday Times.

La familia de la pequeña que encontró el reclamo contactó a través de LinkedIn con el individuo mencionado en el mensaje, un investigador de fraude corporativo de nacionalidad británica, quien había permanecido entre 2015 y 2017 en la cárcel de la que, supuestamente, procedía la petición de socorro.

Después del hallazgo, la cadena británica de supermercados Tesco se vio obligada a suspender la venta de las postales, destinadas a recaudar fondos para tres ONG, aunque se defendió diciendo que la auditoría realizada hace tan solo un mes no detectó ninguna irregularidad en la producción, desarrollada por la firma de impresión Zhejiang Yuanguang, a casi cien kilómetros del centro penitenciario. 

No obstante, China negó las acusaciones a través del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, quien dijo durante una rueda de prensa: "Puedo decir con responsabilidad que, según los organismos relevantes, en la cárcel de Qingpu de Shanghái no hay prisioneros extranjeros realizando trabajos forzados", reportó Reuters.

El funcionario desestimó la historia, que dijo era una "farsa creada por el señor Humphrey", quien pasó 23 meses preso por acusaciones de obtención ilegal de registros privados de ciudadanos chinos y por venta de esa información a clientes que incluían a la farmacéutica GlaxoSmithKline.

Durante su juicio, Humphrey dijo que no sabía que sus actividades en China era ilegales.

Humphrey dijo en el Sunday Times que él no conocía las identidades ni nacionalidades de los prisioneros, pero que "no tenía duda de que eran reos en Qingpu que me conocían antes de mi liberación en junio de 2015".

Desde hace años, numerosas organizaciones denuncian los abusos en las prisiones del gigante asiático, que actuarían como centro de trabajos forzados para saciar la demanda del mundo desarrollado de productos cada vez más rebajados.

Además, las prisiones de China no permiten la entrada de auditores independientes.

Según Humphrey, hay una red "secreta de arreglos empresariales que han convertido el sistema penitenciario en un lucrativo centro de beneficios para el Estado".

Archivado en
Más información

4 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

Lo mismo pasa en Cuba .

Profile picture for user Guarapo

Lo dice o lo pregunta, si lo pregunta le digo que NO ya quisieran los HP de La Habana poder sacar algo de la inmensa población penitenciaria. Si o dice pues oiga esta hablando "escribiendo" boberas, repase la noticia nuevamente y vera que es imposible establecer una comparación.

Profile picture for user Ares I

Ahi es justamente el triunfo de china: magnates estatales asociados a los capitalistas mas inescrupulosos del universo, de ahi las maquilas, los miles de ciudadanos sin derechos y sufriendo la peor de las miserias.
El socialismo es la plaga del siglo XX, y por lo visto sigue avanzando al XXI. Es preciso eliminarlo de la faz de la tierra.

Profile picture for user Guarapo

Tiene usted razón a medias porque a la ecuación que plantea le falta el componente final y le explico si el consumidor prefiere precios bajos por cualquier bien de consumo entonces su actitud irresponsable se convierte en la fuente de riquezas que siempre atraerá a capitalistas inescrupulosos.