Back to top
Ecuador

Ecuador, ante el déjà vu de las protestas que arrasan gobiernos

Analistas alertan sobre los proyectos radicales que promueven situaciones de crisis para abrirse camino al poder, manipulando a la población.

Caracas
Protestas en Ecuador contra el Gobierno de Lenín Moreno.
Protestas en Ecuador contra el Gobierno de Lenín Moreno. Reuters

La protesta social en Ecuador, con los movimientos indígenas como protagonistas, tiene un historial con finales no democráticos. El radicalismo en ese país ha llevado a derrocar a presidentes electos legítimamente, en protestas que en teoría solo buscaban echar atrás medidas económicas.

El caso más emblemático ocurrió en enero de 2000. La implantación de la dolarización generó una ola de protestas, en teoría en contra de la medida, pero que en realidad terminó por socavar el Gobierno de Jamil Mahuad, electo democráticamente en 1998, y poner fin tempranamente a su presidencia.

En declaraciones a periodistas, al margen de la Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), en Miami, Mahuad aseveró que los líderes populistas ofrecen todo para todos, y que en América Latina hace falta una racionalidad política: incluso si hay de todo para todos, hay que saber administrar y priorizar.

"Jamás daría por muerto, políticamente, a un líder populista", advirtió Mahuad, refiriéndose de forma tácita a Rafael Correa, quien desde el extranjero alienta las protestas dentro de Ecuador.

Consultado por DIARIO DE CUBA sobre las similitudes entre la crisis que lo depuso del poder y la actual situación que vive Ecuador, Mahuad dijo que ha optado por no hablar de lo ocurrido en enero 2000. Insistió, sin embargo, en referirse al riesgo populista que, a su juicio, se cierne no solo sobre Ecuador, sino sobre el conjunto de América Latina.

"A medida que la crisis se incremente puede abrir espacios a los proyectos radicales que, en buena medida, están promoviendo la crisis para abrirse camino al poder, manipulando a la población y aprovechando las bondades de la institucionalidad democrática", comentó a DIARIO DE CUBA, en Caracas, el analista internacional Félix Arellano.

El Gobierno del presidente Lenín Moreno emitió este 8 de octubre un decreto por el que restringe la libertad de tránsito y movimiento de ciudadanos en áreas aledañas a instituciones públicas e instalaciones estratégicas en horas de la noche.

Además, Moreno se trasladó con su gobierno a la ciudad de Guayaquil, en la costa, ante la negativa del movimiento indígena a suspender sus movilizaciones, hasta ahora sobre Quito, ubicada en una zona de la cordillera andina. El presidente se ha mostrado rodeado del alto mando militar para dejar en evidencia que las fuerzas armadas le respaldan.

Los manifestantes, en la capital, tomaron la sede de la Asamblea Nacional (Parlamento), y se teme que puedan tomar otras sedes de instituciones públicas.

"En el centro de Quito hay protestas y represión, pero en otras partes de la ciudad hay una situación verdaderamente de calma", confirmó a DIARIO DE CUBA una profesional venezolana que reside en Ecuador, pero que prefiere mantenerse en el anonimato.

Las protestas se iniciaron el jueves 3 de octubre, en rechazo a la eliminación de los subsidios a los combustibles, una política económica enmarcada en un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Hay un culto perverso a idealizar las protestas que arrasan gobiernos elegidos. Ecuador seguramente sería menos pobre hoy si hubiese mantenido la estabilidad democrática y no hubiese derrocado tantos presidentes desde la calle", dijo por su parte a DIARIO DE CUBA el periodista y analista argentino Fernando Ruiz, desde Buenos Aires.

La posibilidad de que los sucesos de Ecuador estén alimentados desde el exterior por Correa y Nicolás Maduro, como ha sido comentado por varios analistas y líderes políticos, contó con un elemento de verificación este martes 8 de octubre.

El vicepresidente de Ecuador, Otto Sonnenholzner, en entrevista con el canal CNN, confirmó que entre los centenares de detenidos en su país "hay docenas" de ciudadanos venezolanos. Maduro se manifestó abiertamente a favor de los manifestantes, mientras que existen versiones encontradas sobre la eventual presencia de Correa en territorio venezolano.

Líderes del movimiento indígena han asegurado que se mantendrán en protesta hasta lograr la derogación del decreto que elimina el subsidio a la gasolina y que se revierta el acuerdo con el FMI. Para este miércoles está anunciado un paro nacional contra el Gobierno de Moreno.

Voceros oficiales aseguraron que podrían dialogar con los manifestantes, pero contando con la mediación de entes internacionales como la Organización de Naciones Unidas (ONU). Sin embargo, Moreno no ha dado ninguna señal de que vaya a revertir sus decisiones en materia económica.

Más información

2 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

Vieja estrategia política la de crear una crisis para que  los mismos que la crearon se presenten como la solución a ella.   Con esta gente hay que estar siempre a "ojo pelao" como dicen los Venezolanos.

¿''Indígenas''...? Una excelente maquinaria de movilización interamericana -ahora en Ecuador- de extrema izquierda populista por conveniencia y orquestada DESDE LA HABANA . ¡Sin dudas!