Back to top
América Latina

¿Podrá López Obrador liderar a la izquierda latinoamericana?

El declive del Foro de Sao Paulo obligaría a cierta izquierda a poner sus esperanzas en el recién fundado Grupo de Puebla.

Caracas
Miembros del Grupo de Puebla.
Miembros del Grupo de Puebla. La Tercera

Tras quedar en evidencia el declive del Foro de Sao Paulo como espacio de articulación de partidos y movimiento de izquierda en América Latina con una deslucida reunión en Caracas, la mirada parece estar puesta en la propuesta mexicana de impulsar un nuevo aforo, esta vez centrado en personalidades del progresismo regional.

Fundado por Lula da Silva a inicios de 1990, el Foro de Sao Paulo tuvo su edad de oro cuando se combinaron en el poder presidencias que se reivindicaban de izquierda o antimperialistas: Hugo Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia, los Kirchner en Argentina, Rafael Correa en Ecuador y el propio Lula da Silva en Brasil. Aquello fue entre 2004 y 2010.

El derrumbe del Partido de los Trabajadores (PT), ahogado en múltiples casos de corrupción, la desaparición física de Chávez, el giro que dio en Ecuador el que supuestamente sería el heredero de Correa, Lenin Moreno; junto a cambios por la dinámica electoral en Brasil, Colombia, Argentina y Chile, dejaron a la región en medio de posiciones variopintas en los últimos años.

Pero lo que sí ha lucido inalterable es la existencia de la dictadura castrista en Cuba, claramente avalada por el Foro de Sao Paulo a lo largo de tres décadas.

"Resurge la esperanza de reconstruir la integración latinoamericana, basada en un eje movilizador entre Ciudad de México y Buenos Aires, con la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de volver la mirada al Sur y la expectativa del Gobierno de Alberto Fernández y de su visión geopolítica puesta en la región y no en el Norte. Si la elección de López Obrador fue un tsunami, la de Fernández también será un cimbronazo, por sus efectos en una región que se está moviendo", escribe en el portal Rebelión el uruguayo Aram Aharonian, fundador de Telesur.

Aharonian, como otros intelectuales afines al chavismo y al kirchnerismo, ha saludado la iniciativa de López Obrador de establecer el llamado Grupo de Puebla. Este tuvo su primera reunión en esta ciudad mexicana el pasado 12 de julio y sigue en el tapete porque se ha propuesto una segunda reunión en noviembre, en Buenos Aires, con la expectativa de que para entonces Alberto Fernández sea el presidente electo de Argentina.

Consultada por DIARIO DE CUBA, la analista internacional Elsa Cardozo, quien dirigió la Maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad Central de Venezuela, asegura que si bien de forma aparente el Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla podrían parecer similares, en realidad son espacios diferentes.

El foro creado en la ciudad brasileña se articula claramente en torno a partidos y movimientos. Mientras que en el grupo fundado en julio de este año en la ciudad mexicana "se han reunido individualidades, incluyendo expresidentes, con visible prioridad en la defensa de sus gestiones", sostiene Cardozo, quien pone como ejemplo la Creación de una Comisión por la Justicia y la Democracia "para enfrentar las embestidas de la guerra judicial".

De los siete expresidentes congregados en el Grupo de Puebla, sobre cuatro existen procesos judiciales, principalmente por casos de corrupción, que ellos achacan a la "guerra de la derecha" para desacreditar sus gestiones.

Para Cardozo, exdirectora de la Escuela de Estudios Liberales de la Universidad Metropolitana en Caracas, resulta llamativo que esta pléyade de la izquierda latinoamericana no se haya manifestado para dar un respaldo a los regímenes de Venezuela (Nicolás Maduro) o Nicaragua (Daniel Ortega). Y también destaca la ausencia de una autocrítica por haber respaldado en el pasado reciente a estos dos modelos de autoritarismo en la región.

Este tema de la ausencia de autocrítica como principal falencia de la iniciativa que impulsa López Obrador fue también mencionado por Andrés Serbin, en contacto desde Buenos Aires con DIARIO DE CUBA.

"Difícilmente en este momento el Grupo de Puebla pueda disponer de los recursos que en su momento pudo disponer el Foro de Sao Paulo. Estamos en una coyuntura distinta, esos recursos ya no existen. Sin esos recursos, y sin una autocrítica de la izquierda latinoamericana en torno a la deriva de ciertos regímenes hacia distintas forma de autoritarismo, como el caso de Venezuela, es difícil pensar que se consolide un espacio progresista que pueda articular algún tipo de proyecto regional alternativo", explica Serbin, presidente de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES).

Por su parte, en su texto para Rebelión, Aharonian traza con claridad lo que puede esperarse de la iniciativa que se fundó en México: "Tácticamente, el Grupo de Puebla no apunta a confrontar con Estados Unidos (en lo que está enfrascado el Foro de Sao Paulo), sino a trabajar en la consolidación de un sistema de alianzas que permita la gobernabilidad sin dependencia. En realidad, se presenta como contracara del Grupo de Lima, formado por Estados Unidos con sus más cercanos aliados-cómplices con el fin de derrocar al presidente constitucional venezolano Nicolás Maduro".

Sin embargo, en su declaración de julio, el Grupo de Puebla no se expresa abiertamente a favor del régimen de Maduro. Este 16 de septiembre, en una nueva declaración, rechazaron que haya sido invocado el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR).

En la declaración de julio pasado, los firmantes aseguraron que "nuestra región experimenta una nueva ola de gobiernos neoliberales, que insisten en promover los intereses y privilegios de una elite socioeconómica, a costillas del desarrollo de nuestros pueblos, frustrando sus posibilidades de desarrollo y bienestar social, a la vez que debilita nuestra soberanía, nuestras instituciones democráticas, el Estado de derecho, la vigencia de los derechos humanos y el ambiente".

A juicio de Serbin, constituye un serio desafío para el Grupo de Puebla, compuesto principalmente por personalidades, construir un diálogo con los movimiento sociales de América Latina. "No me refiero únicamente a aquellos movimientos antiglobalización, sino como  los que en este momento están bregando en pro del medio ambiente, alertando sobre el cambio climático, reivindicando las demandas de género", afirma.

Para el presidente del CRIES, "una nueva izquierda debe rearticularse en torno a una agenda común con temas nuevos y con una autocrítica".

Ninguna de estos asuntos se ven con claridad en la agenda de trabajo del grupo impulsado por el Gobierno mexicano.

 

2 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

Debilita nuestra soberania,nuestras instituciones democraticas,el estado Derecho,la vigencia de los Derechos Humanos y el ambiente . Es esto INCREIBLE, pues todo lo anteriormente citado , es la mas pura negacion de lo que ocurre en Cuba y Venezuela.La mayor anti tesis de Justicia Social es el estado totalitario que existe en Cuba y el cual se esta tratando de imponer en Venezuela.La izquierda Latino Americana , no tiene ni tendra jamas el mas minimo valor , no tendra jamas moral alguna , si no condena y denuncia a las tiranias comunistas de Cuba y Venezuela , grandes exponentes de violar sistematicamente todos los Derechos Humanos.De forma individual ,si creo , hay algunos izquierdistas que honradamente denuncian las dictaduras comunistas , Bachelet , Almagro y hasta Mujica , pero en en su inmensa mayoria , no son mas que complises de horribles crimenes , cometidos por tiranias ,dictaduras de izquierda. RENE LIBERTARIO.

¿Liderear a la izquierda latinoamericana...? NO , esa izquierda caótica déjenla así. Que lideree los graves problemas de la sociedad mexicana dentro y fuera y le busque sabias soluciones y deje un poco la retórica que lo envuelve.