Back to top
PRESOS POLÍTICOS

'El plato fuerte que dan es líquido': presos políticos denuncian el hambre en las cárceles de Cuba

'Los militares se roban la poca comida que dan en las prisiones', dice el activista Reynier Calderín.

Miami
Una cárcel en Cuba.
Una cárcel en Cuba. Observatorio Cubano de Derechos Humanos

Las condiciones que enfrentan los presos en las cárceles cubanas, de por sí muy difíciles, siguen empeorando en lo referente a la alimentación, denuncian varios prisioneros políticos a RadioTVMartí

''Ayer (lunes) les anunciaron a los reclusos que se iba a disminuir la porción del arroz, y el plato fuerte que dan es líquido'', dijo desde el penal de Kilo 7, en la ciudad de Camagüey, Virgilio Mantilla Arango, fundador de la Unidad Camagüeyana por los Derechos Humanos. 

El opositor, quien cumple tres años y tres meses de cárcel, señaló que las condiciones de higiene también "son deplorables". 

''Ya llevamos dos meses que nos están dando la mitad de un jabón de lavar, que no alcanza para nada. Cada día las cosas van para atrás, estamos pasando hambre y necesidad. Esto es criminal, lo que nos están es matando'', aseguró.

En el penal de Kilo 8, también en Camagüey, el activista Reinier Calderín Socarrás alertó sobre el robo de alimentos por parte de miembros de la guarnición del penal.

''Aquí se violan los derechos nutricionales de los reclusos, hay reducciones de las porciones de los alimentos y, producto a esta situación, los reos están desnutridos. Hace tiempo que esto sucede para justificar el robo de comida por parte de los militares. El principal responsable de esta situación es el teniente coronel y jefe de Cárceles y Prisiones, Eider Sierra Ochoa'', afirmó Calderín Socarrás. 

Por otro lado, Juan Carlos González Leyva, miembro del Consejo de Relatores, llamó la atención sobre el caso del activista del Movimiento Cristiano Liberación Ezequiel Morales Carmenate, de 59 años de edad, preso en el penal El Típico en Las Tunas, y extremadamente delgado por la hambruna que allí padece. 

González Leyva expresó que tanto a Morales Carmenate, como al resto de los reos de esa prisión, las chinches (insectos que se alimentan de sangre humana) les impiden dormir en las noches. 

El régimen cubano no permite que las condiciones de sus cárceles sean verificadas de manera independiente. La prensa oficialista, en las pocas ocasiones en que aborda el tema, trata de mostrar una imagen positiva de los centros penitenciarios y del tratamiento a los reclusos.

Más información

Sin comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.