Back to top
Opinión

Líderes, herederos, inteligencia y 'coyuntura'

En su desintegración, Cuba no deja de ser ecléctica, contradictoria y hasta modélica.

Miami
Un conductor empuja su auto hacia una estación de gasolina.
Un conductor empuja su auto hacia una estación de gasolina. AP

No, no es la coyuntura en su acepción elemental de articulación entre los huesos. Aunque haya dolor en la coyuntura.

Tampoco es la coyuntura filosófica como un conjunto de oportunidades que conducen a una acción. Porque estamos ante una permanente inmovilidad, un grado abstracto de inacción. Aquí, lejos de haber oportunidad, constatamos una voluntad, más bien metafísica, de rechazo a la oportunidad.

No, no, no. Esta coyuntura se inscribe en un diseño histórico de profundo calado e inconmensurable extensión. Debemos recurrir, digamos, al marco de la longue durée establecido por Fernand Braudel y los historiadores de la École des Annales.

En ese marco de larga duración, los desarrollos de una entidad histórica (país, región, continente) se observan en una multidisciplinaria perspectiva geográfica, etnográfica, lingüística, estadística. Solo así, el período coyuntural decretado por el presidente designado, Miguel Díaz-Canel, consigue insertarse en un complejo proceso de involución institucional, estructural y espiritual de esa entidad histórica que muchos cubanos dentro y fuera de la Isla ya apenas pueden reconocer como la nación cubana.

En su desintegración, Cuba no deja de ser ecléctica, contradictoria y hasta modélica. Los contrastes pueden sorprender. La elite castrista, por ejemplo, es el único sector social con un definido sentido de clase. A diferencia de la época prerrevolucionaria,  sea por miedo, inercia o la insolidaridad inherente a la miseria profunda, el ciudadano solo alcanza su articulación como grupo bajo la convocatoria de la dictadura. ¡Qué diría Marx!

Esa elite, a mi ver, está formada por tres capas complementarias. En principio, los octogenarios líderes históricos y sus contemporáneos al frente del aparato estatal. Corruptos, despóticos, con una mentalidad pequeñoburguesa (ni hablarles del matrimonio gay), verticalmente son los gestores del colectivismo comunista mientras que horizontalmente abrazan un capitalismo rapaz.

Luego, están sus herederos. Hijos, nietos y bisnietos criados en una burbuja de impunidad y abundancia que poco a poco van asumiendo el control de los negocios importantes y las fuerzas de la represión. Tanto más poderosos cuanto menos visibles. Con mucho dinero dentro y fuera de la Isla, creen que si algún día tuvieran que ir a elecciones estarían mejor posicionados que cualquier oposición externa e interna y contarían con el respaldo del cuentapropismo y el sector colaboracionista del exilio. (Dicho esto con el mayor respeto por unos opositores que operan bajo una implacable represión.) Niños, recordad a Putin: las elecciones las ganan quienes cuentan los votos.

Por último, está la inteligencia: los tecnócratas, intelectuales y artistas. El estamento entre la endogámica aristocracia castrista y el hoi polloi. Viajan, sobre todo a Miami, conocen el mundo, y han sacado sus cuentas. Comparados con sus colegas de las naciones libres, ganan menos, manejan un carro que da pena (aunque sigue siendo un carro en Cuba) y su horripilante pesadilla es que la Seguridad les retire el pasaporte para salir, tal como algunos confiesan con desenfado, a buscar oxígeno. Pero han encontrado un nicho en la servidumbre. Sin competencias. Sin demasiado estrés. Sin dejar de ser un personaje.

Días atrás, un actor de la Isla que suele filosofar en las redes, daba por carambola una radiografía de la situación. Al enumerar las calamidades del periodo coyuntural, criticaba a quienes se alegran de que aquello no prospere. Celebraba, a su vez, la compasión de otros cubanos que se habían ido de Cuba porque no les gustaba el comunismo. De todas las calamidades, por cierto, no había mención a la calamidad original.

Ahí está todo, en sus propias palabras. La sumisión al poder, la banalización conceptual, el relativismo moral, la transferencia de la culpa al exilio, la neurosis de la impotencia, el simulacro de protesta que diluye la lógica de la protesta, la perversa noción de que el favor a la víctima pasa por el favor al victimario. Un espontáneo, revelador tratado sobre el insondable abismo de lo cubano.

En fin: la permanente coyuntura del fin.

Más información

20 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.
Profile picture for user Pensador

@ bozal Sigue por ese camino con lo que te dejaron de cerebro, enriqueciendo tu vocabulario y buscando la sabiduría en los dichos de los que siguieron el camino de la corrupción y el desastre de los burros de Chávez y el Maduro. Me alegra que acabes de descubrir la ilustre palabra “pen…..” ¿Me pregunto porque no te repatrias? ¿A que viniste aquí? Te advierto que aquí no es mejor que en el paraíso socialista que tanto extrañas, aquí el que no trabaja no come. Ja… Ja… Ja… LOL

Profile picture for user Jean D'Alembert

Camilito el de Weston: En eso de hablar pendejadas Ud. tiene el uno. Ahora tienes que escribir pendejadas "light" para mantener tu puesto de escribidor chupa huevos aquí. Pero pendejadas igual.

Profile picture for user Pensador

@ bozal. Todos sabemos el precio moral del paraíso socialista, del Lada de mierda y de los viajecitos. Solo en la justificación del dogal y el autoengaño de su mente, el socialismo le da la posibilidad de estudiar una carrera, sin delatar a alguien y comprometer tu conciencia; de irte del país sin que te conviertan en un paria, o que te aterrorizaren con un meeting de las brigadas de respuesta rápida y te roben tu vivienda y propiedades si te queda alguna. ¿De qué socialismo habla? Evidentemente, aún tiene el bozal puesto y el cayo fue profundo, espero que el tiempo se lo quite. Solo los que hicieron daño merecen pagar al menos con vergüenza. Los otros, lo menos que pueden hacer es revisar el error, respetar la moral social y ética del mundo normal, aprender a vivir de nuevo y reconocer el daño y la destrucción total de un país, por culpa de la terrible idea del socialismo que Ud. parece justificar o minimizar.

Profile picture for user Weston

Pensador: Hay una expresión venezolana que a usted le queda como anillo al dedo: Hablador de pendejadas.

Profile picture for user Pensador

@ bozal ¿Criterio? ¡Ja! Si de bozales ha, que se sirva el aludido. ¿Y qué de los sujetadores mentales de los que justifican con orgullo una amoral formación reforzada con oportunismo y auto engaño? A mí, me duele el daño que me hicieron, y tuve que aprender a vivir de nuevo con la razón y el libre albedrio. Los trucos que nos hace la mente, deben ser registrados por la conciencia, esa es la dicotomía de la doble moral. Hasta el error hay que reconocerlo y no justificarlo. Lo que nadie entiende es el contubernio con el mal, la abyección. Nadie esta libre de culpa o error; pero en el claro reconocimiento, está la liberación y la dignidad. Yo me liberé de esos males que nunca fueron míos, y con el odio y el miedo permanecieron los que se quedaron, todo aquello dejó de ser mi problema, y se convirtió en un recuerdo desagradable. Atrás solo quedaron las víctimas, voluntarias o no, consientes o no, el mal estaba echo. No juzgo a nadie, dejé las desgracias y el diccionario del odio atrás.

Profile picture for user padre Ignacio

@ Jean D'Alambert se llama síndrome de Macallan

Profile picture for user Jean D'Alembert

"...formados en la Revolución, pero con independencia de criterio..."¿cómo va a ser eso posible, sumisa estomacal? Esas cosas son mutuamente excluyentes: si te formó la dictadura no puedes tener independencia de criterio. "...tuvieron que ver morir a Fidel en su cama...", OK, eso estuvo muy bien. Tal vez la peor parte fue la resaca del día siguiente. "...sobre quienes hemos triunfado en la diáspora..." ya regresaste con tu problemas de autoestima, plasta de mierda comunista, todos los que aquí escribimos, también triunfamos en la diáspora, lo que nos distingue es que tu eres una yegua sumisa a la dictadura y los demás hombres libres.

Profile picture for user Pensador

Excelente artículo. Sumisión, moralidad manipulada, víctimas y victimarios en la misma cazuela. Estos son los fenómenos de la eterna “coyuntura” socialista de 60 años. Un conjunto de desgracias que han conducido a la inmovilidad y la ruina de un país, a través de la idea del socialismo clasista y despótico, de receta castro-caribeña. Ruina de su cultura e idiosincrasia. Continuidad de la psicopatía del fantasma de un loco, que se aferra un eterno presente, matando a un pueblo en cuerpo y alma. Andres tiene razón, esa involución regresiva, fue la oportunidad aprovechada por estos malhechores, y la suma socio-cultural de nuestra historia. Si no hubiéramos sido los que somos, no se hubieran podido aprovechar de nosotros, y sumirnos en la desdicha a fuerza de miedo y miseria. https://www.facebook.com/wa… No es mi expresión cultural favorita; pero es “popular” Estos cubanos en el video no se portaron bien, no le dejaron comprar Ladas de mierda, solo apenas sobreviven.

Profile picture for user Weston

@ Pensador: Siempre existe la oportunidad de salir adelante, en cualquier circunstancia, incluso en el socialismo. Uno puede estudiar, hacer una carrera, hacer especialidades y triunfar en su profesión hasta que ya no puedas crecer más. Entonces, siempre tienes la posibilidad de irte del país, dejarlo todo, sufrir la separación y la nostalgia, aprender otro idioma, estudiar otra vez, y finalmente triunfar también en el extranjero. Si lo logras, no tienes que echarle la culpa a los demás de tus desgracias.

Profile picture for user padre Ignacio

Excelente articulo que me ha ayudado a entender porque personas como el actor Luis Alberto Ramirez, actúan de manera tan servil y errática, los describe como serviles y banales, en mi barbería los catalogarían como caga poquitos. <<< manejan un carro que da pena (aunque sigue siendo un carro en Cuba) >>> Es una afirmación lapidaria que describe la mentalidad, manifiesta por ellos mismos, de ciertos ex pioneros que habitan por estos lares. No creo que la nueva clase cubana, la clase baja, llegue ni le interese comprender esta magistral descripción del estrato social cubiche de nuestros días.

Profile picture for user Amadeus

Andrés Reynaldo pone esta vez el dedo en una de las llagas de la tragedia cubana: el colaboracionismo en el exilio, ese sin moral y amoral, como esos que vienen de Weston y con otros nombre, que bajo el disfraz de "críticos construcctivos", políticamente correctos o moderados, son agentes encubiertso de la batalla de ideas. Lo que sucede que no engañan a nadie. Socotrocos que son.

Profile picture for user Balsero

Yo creo que si al castrismo se lo divide en etapas, desde la entronización de Castro II estamos en una suerte de sálvese-quien-pueda, y que los miembros de la Nomenklatura han aprovechado al máximo, gracias a sus prerrogativas, para enriquecerse en medio de la pobreza generalizada.

Profile picture for user Jean D'Alembert

Camilito el de Weston: Este articulo, sumiso estomacal, es lo que hace unos meses tu hubieras criticado en este mismo foro. Parece que te apretaron un poco, plasta de mierda, la correa y ahora en tu nueva versión solo puedes escribir comentarios "ligth". Yo no creo que eso ayude a reparar tu maltrecha autoestima, pero seguramente aumentara el trafico de esta pagina.

A las nuevas generaciones en el poder en Cuba no les aprovecharía en lo absoluto la columna de AR, plena de conceptos. Esas generaciones, criadas en el "ordeno y mando", tampoco (como las anteriores) asimilan soluciones más allá del hígado de avestruz y el rabo encendido de jutía. Son el mismo "después" de lo que vino "antes". Siguen siendo alfeñiques de 44 kilos.

¿Cuáles serían las "capas" del exilio cubano? ¿Se observa en ellas la existencia de actitudes escépticas (hasta el catastrofismo) frente a colaboracionistas (hasta la repatriación)? ¿Predomina en el estamento intelectual --élite complementaria-- el pragmatismo de políticos y millonarios de origen cubano? Coyuntura (sic) propicia para mirar hacia el exilio.

Profile picture for user Weston

Como es habitual, he disfrutado de una descripción casi poética de la agonía del socialismo en Cuba. Nada le sobra y nada le falta a este artículo, que debería ser leído por las nuevas generaciones en el poder en Cuba para que la transición no resulte tan difícil como vislumbro. Tiempo de cambios, no de consignas.

Profile picture for user Amadeus

Lo que usted llama la atención es la calidad del material del concreto armado del que esta hecha su jeta. Usted que defendía Díaz Canel y sus paripés de reformas, quién lo iba a decir… Además en la fotos de su nick no lleva bozal, póngaselo.

Profile picture for user Weston

Apreciado Mama-deo: Jamás entenderás a personas como yo, formados en la Revolución, pero con independencia de criterio, que un buen día, decidimos irnos del país. Tampoco entenderán a quienes decidieron quedarse, Díaz Canel entre ellos. Jamás comprenderán que después de pasar ustedes toda una vida de reconcomios, tuvieron que ver morir a Fidel en su cama. El mismo Fidel a quien ustedes pusieron en el poder. Todo el mundo sabe que los cambios en Cuba vendrán desde adentro, porque el socialismo es inoperante y perverso, pero ustedes juzgan y condenan de antemano a quienes permanecen en Cuba y a quienes vinimos “demasiado tarde”. Nos desprecian, nos insultan, nos escupen y nos eructan desde su más profunda ignorancia y envidia. Eyectan su despreciable veneno sobre quienes hemos triunfado en la diáspora. Dicen amar a Cuba, pero apuestan a que su pueblo sufra porque sus dirigentes escogieron un sistema político y social equivocado. El odio de ustedes es ilimitado. El bozal, es para ustedes.

Profile picture for user Amadeus

Primero: Yo no tengo edad para haber puesto a Fidel en el poder. Segundo; si lo hubiese puesto, como muchos que creyeron en él honestamente, al final nos estafó y traicionó la causa.

Triunfar en Cuba no es un big deal, ya se sabe lo que que hay que hacer allí para que le dieran un Lada y dos viajecitos anuales a la URSS y la RDA. No sé cuál ha sido su éxito en la diáspora, pero no creo que sea mayor que los de algunos aquí. Los suyo a lo mejor ha sido ser de dependiente de Pollos Hermanos, que es lo que parece que es lo que más se le da, talento para algo superior no creo que tenga.

Ya se lo dije una vez, su problema e que le falta dignidad y en eso no tengo nada que envidiarle