Back to top
Brasil

Con Lula da Silva exonerado arranca el duelo electoral entre él y Bolsonaro

'La presencia de Lula de Silva dificultará los chances electorales de un candidato centrista, favoreciendo la polarización con Bolsonaro.'

Madrid
Lula da Silva, expresidente de Brasil.
Lula da Silva, expresidente de Brasil. Reuters

Aún falta año y medio para las elecciones presidenciales en Brasil, pero la carrera se ha activado con la decisión judicial de levantarle el veto que pesaba sobre el dos veces presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Un duelo de Lula con el actual mandatario Jair Bolsonaro, en busca la reelección, marcará en este trecho la vida pública de Brasil, con mensajes que azuzan la polarización.

Edson Fachin, magistrado del Tribunal Supremo de Brasil, decidió este 8 de marzo anular los cuatro procesos de corrupción que tenía imputados el expresidente. Con la potestad que tienen los magistrados del Supremo brasileño, de tomar medidas unilaterales, Fachin no se pronunció sobre el fondo de la cuestión, sino que declaró incompetente a la sala que juzgó a Lula en Curitiba.

Este 9 de marzo, otro magistrado se expresó públicamente. El magistrado Gilmar Mendes afirmó este martes que los procesos que llevaron a las condenas contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, ahora anuladas, eran parte de un "verdadero juego de poder".

Aunque el exmandatario y referente de la izquierda latinoamericana no fue exonerado, ya que no hubo decisión sobre el fondo de los casos, esta decisión le permite su vuelta al ruedo político electoral y con ello "va a polarizar las narrativas políticas", comenta el analista Murillo de Aragão, de Arko Advice.

Al analizar el contexto político brasileño, el diario La Nación de Buenos Aires adelanta que habrá una creciente polarización, incluso avivada por Bolsonaro, cuyo triunfo en 2018 se debió principalmente a una clase media urbana hastiada de los escándalos de corrupción que rodearon las presidencias del Partido de los Trabajadores (PT), con los gobiernos del propio Lula da Silva (2002-2010) y de Dilma Rousseff (2010-2016), quien incluso fue destituida del cargo.

El diario bonaerense sostiene que Bolsonaro recibió un regalo con esta medida del juez, ya que se allanó una nueva candidatura de Lula da Silva, quien en 2022 tendrá 77 años, pero el escenario polarizado podría ser un búmeran contra Bolsonaro, como adelanta el analista y experto electoral Daniel Zovatto.

"¿Es un regalo a secas para Bolsonaro, ya que le permitiría polarizar con Lula y ser reelecto. O es un regalo envenenado que conllevaría la posibilidad de una derrota frente a Lula?", comenta este analista chileno al ser consultado por DIARIO DE CUBA.

En una entrevista reciente con El País de Madrid, el expresidente aseveró que su ADN era fundamentalmente político y que se sentía renovado con su nueva pareja, a quien conoció mientras estuvo en prisión.

En julio de 2017, cuando se alistaba para enfrentar a Bolsonaro en las elecciones presidenciales de 2018, Lula da Silva fue condenado en primera instancia a nueve años y seis meses de prisión por el juez Sérgio Moro. Estuvo en prisión entre el 7 de abril de 2018 y el 8 de noviembre de 2019, con lo cual fue impedido de ser candidato presidencial, como era su intención.

Moro, por su parte, está ahora en el ojo del huracán, ya que el Supremo brasileño se ha abocado a revisar su papel en el proceso del Lava Jato, el escándalo de corrupción vinculado a la empresa Odebrecht con ramificaciones en varios países latinoamericanos. El juez Moro dio un salto político inesperado al pasar a ser el ministro de Justicia de Bolsonaro, con lo cual se puso en entredicho su independencia y se cuestionaron sus decisiones judiciales.

El magistrado Mendes, este 9 de marzo, reiteró lo que será una prioridad para el Tribunal Supremo. A su juicio, la forma en que Moro condujo los juicios de la Lava Jato y, en particular, los referidos a Lula, constituyó "el mayor escándalo judicial de la historia" del país.

Analistas brasileños, además de comentar el nuevo tablero político que se abre con la virtual candidatura de Lula da Silva, pronostican una suerte de "efecto dominó". Es previsible que, usando la decisión del magistrado Fachin sobre el expresidente, muchos de los condenados en la Lava Jato intentarán valerse de ese fallo para anular sus procesos.

El exjuez y exministro Moro, por otro lado, podría terciar en la carrera presidencial de 2022 en Brasil. João Doria, el exalcalde de la ciudad de San Pablo y ahora gobernador del estado de San Pablo, también es un potencial candidato. Doria ha sostenido un intenso contrapunto con Bolsonaro en torno a la aplicación de vacunas contra el Covid-19. El gobernador es un abierto defensor de la inmunización, en tanto el presidente es un acérrimo adverso de las vacunas.

Sin embargo, la consultora global Crisis Group, al analizar el contexto brasileño actual sostuvo que "la presencia de Lula de Silva claramente dificultará los chances electorales de un candidato centrista, favoreciendo la polarización con Bolsonaro".

Un sondeo difundido el domingo 7, antes de que conociera el fallo de Fachin, de la encuestadora Ipec le daba al expresidente una popularidad de 50%, mientras que el apoyo popular para Bolsonaro se ubicaba en 38%.

Más información

5 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.
Profile picture for user NARCO

Y ese desgraciado, ladrón, delincuente va a enfrentarse a un Bolsonaro? Los brasileños están tan locos como para elegir nuevamente a este malandrín?? Amigo y compinche de los dictadores?? Y a eso llaman justicia en Brasil?? América Letrina at its worst!

Profile picture for user Egroj

[email protected]@nes que esta gente son como el herpes, una vez que aparecen regresan una y otra vez y no hay dios que los haga desaparecer. Que no estaba preso el delincuente este?

Profile picture for user Amadeus

El curda is back!!

Profile picture for user Ares I

Ya Raúl debe estar enviando decenas de brigadas de respuesta rápida a Brasil para apoyar al cagalitroso y corrupto Lula.
Esperemos una versión jabaa de BLM vandalizando y clamando socialismo. Médicos a las 2 de la madrugada en las calles revueltas con $ 200 K de "salario de misión" y estaciones de metro saboteadas, mercados saqueados e iglesias ardiendo.
Que se ponga las pilas Bolsonaro.

Este viejo le besaba las zapatillas Adidas al Cagandante Castro cada vez que podía; yo espero que los Brasileños se acuerden de como éste esperpento y Dilma la guerrillera acabaron con su país.