Back to top
Sociedad

Disidencia: Unas 50 personas habrían muerto en hechos violentos durante los carnavales habaneros

Nuevo País alerta sobre el aumento de la violencia en la sociedad y de los 'delitos de odio' incitados por el régimen.

La Habana

Unas cincuenta persona habrían muerto en hechos violentos en los carnavales habaneros, celebrados el pasado mes, informó un grupo de la disidencia interna que monitorea este tipo de casos.

"Este verano que culmina ha sido particularmente caliente. El clima de violencia que hemos venido experimentando en los últimos tiempos llegó a un clímax que ha cobrado vidas de muchos cubanos, sobre todo jóvenes, como resultado de la violencia pandillera y de un concepto mal entendido de iniciación adulta", alertó la plataforma independiente Nuevo País en una nota de prensa.

"Solo en los recientes carnavales habaneros, de solo seis días de duración, murieron alrededor de 50 personas, según fuentes muy confiables. Eso es preocupante", añadió.

Advirtió asimismo sobre un incremento de la "violencia pasional", junto a aquella "que proviene del desgaste psicológico originado por las pésimas condiciones sociales en las que viven la mayoría de los cubanos".

"Línea Ayuda Violencia Cero"

Nuevo País apoya el proyecto Violencia Cero, impulsado por mujeres integrantes de la plataforma, que busca que "el tema de la violencia generalizada en Cuba gane entidad pública", según su nota de prensa.

El proyecto ha creado una "Línea Ayuda Violencia Cero" y ha habilitado el correo electrónico cubaviolenciacero@gmail.com "para que los ciudadanos denuncien o den a conocer casos de violencia de los que tengan conocimiento verificable".

El líder disidente Manuel Cuesta Morúa, coordinador de Nuevo País, ha divulgado a través de su cuenta en Twitter datos sobre hechos de violencia recogidos por el proyecto.

"Amanece ayer en #Autopista #OchoVias cuerpo d hombre descabezado Preocupante aumento d #Violencia por ajuste d cuentas", dijo el pasado 30 de agosto.

Un día antes había denunciado la muerte del joven Alexis Monterrey Madera, de 34 años, tras una golpiza de la Policía.

"2 jovenes atacados por pandilla juvenil anoche cerca d discoteca #Herradura en avenida #Boyeros uno de ellos muerto", publicó el 28 de agosto.

El botón de la violencia

En su discurso en la Asamblea Nacional del Poder Popular el pasado 7 de julio, Raúl Castro se quejó de "deterioro de valores morales y cívicos como la honestidad, la decencia, la vergüenza, el decoro, la honradez y la sensibilidad ante los problemas de los demás".

Inmediatamente, entidades del Gobierno y medios de prensa (todos estatales) iniciaron una campaña sobre estos temas. El Ministerio de Educación los declaró prioridad en el recién iniciado curso escolar, como si el problema acabara de aparecer.

Pero el general no ha hablado de la violencia. Más bien su régimen parece estar consolidando su uso contra disidentes y activistas como un instrumento alternativo a los encarcelamientos.

En su último informe sobre la represión en la Isla, correspondiente al mes de agosto, la opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) denunció 288 agresiones físicas y 172 "actos de repudio" contra disidentes, además de 58 "actos vandálicos".

"La violencia de un Estado totalitario termina por penetrar a la sociedad. Quienes controlan Cuba intentan usarla hasta el final", dijo el activista Antonio Rodiles, director del proyecto independiente Estado de Sats, en su cuenta en Twitter.

Nuevo País alertó sobre "los delitos de odio que se alimentan y son alimentados por las políticas del Estado, y que son ejecutados por sendas instituciones completamente ilegales como son las llamadas Brigadas de Respuesta Rápida y los grupos encubiertos del Ministerio del Interior, que actúan al margen de la legalidad y con impunidad alegre".

"Y ninguna institución pública con voz reconocida se pronuncia contra tales prácticas cometidas por perpetradores bien identificados", criticó. "Pero sobre todo, la ley está ausente".

"Recientemente una mujer fue literalmente pateada por 11 perpetradores, en un delito de odio particularmente aberrado, sin que hasta el momento ninguna autoridad tome cartas en el asunto", afirmó en aparente referencia al caso de la actriz Ana Luisa Rubio, salvajemente golpeada el viernes pasado por un grupo de supuestos vecinos.

Nuevo País, su Plataforma Femenina y los participantes en el proyecto Violencia Cero llamaron a "todos los cubanos, gobernantes y gobernados" a hacer un " esfuerzo supremo y decente para convivir en paz, respetando las diferencias y la vida humana".

"Resulta un sarcasmo atroz que Cuba sea sede de conversaciones de paz entre el Gobierno y parte de la guerrilla colombiana, al tiempo que se convierte, inadvertidamente para el mundo, en un santuario de guerra incivil entre los ciudadanos y del Estado contra sus ciudadanos", concluyeron.

Archivado en

Sin comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.