Back to top
Propaganda

Así despilfarra el régimen cubano dinero: conciertos, esculturas a Fidel Castro...

'Trabajadores de Cultura' de Cienfuegos denuncian 'pagos sobredimensionados' a artistas de la Asociación Hermanos Saíz.

Cienfuegos
Escultura a Fidel Castro en Cienfuegos, Cuba.
Escultura a Fidel Castro en Cienfuegos, Cuba. Granma

Los trabajadores de Cultura de Cienfuegos denunciaron en una carta "los pagos sobredimensionados" de millones de pesos a artistas para participar en actividades conmemorativas por el Triunfo de la Revolución, informó América TeVé a partir de la misiva obtenida por el periodista Mario J. Pentón.

"¿Sabía usted que los dirigentes de Cultura en la provincia de Cienfuegos habían autorizado enormes cantidades de dinero (millones de pesos) para el pago de talento artístico por las actividades conmemorativas del Triunfo de la Revolución, sin la aprobación del Consejo Técnico Artístico de la Empresa de la Música 'Rafael Lay' dirigido por Julio Elizarde y tampoco del Consejo Asesor Provincial de Cultura presidido por Miguel Cañellas?", cuestionaron al diputado Hiram Millán, en la carta fechada el 11 de enero de 2022.

Los pagos reflejados en la misiva son 400.000 pesos al trovador Nelson Valdés y sus cuatro músicos. "¿50.000 por actividad? ¿Precio de patriotas?", cuestionaron los trabajadores de Cultura de Cienfuegos. A Valdés también le dieron 100.000 pesos para un videoclip. 

Ariel Barreiro, Kikiri de Cisneros, y Danaysi Brito recibieron cada uno 80.000 pesos. A El Mariachi pagaron 320.000 pesos, al actor Lázaro Valdés, 40.000 pesos, al igual que a la actriz Beatriz Sarduy. Además pagaron 160.000 pesos a dos actores de La Habana.

En la carta revelaron que la escultura de la mano de Fidel Castro en La Parra, Cumanayagua, no fue aprobada por el Consejo Asesor para el Desarrollo de la Escultura Monumentaria y Ambiental (CODEMA). El escultor Juan García recibió 350.000 pesos por la mano y otros de los implicados, identificado como Albuerne, alrededor de 100.000 pesos.

"Es necesario impedir dañar el prestigio político y la imagen de honestidad debido a ajenas manipulaciones del presupuesto, la prepotencia, la inmoralidad, las prebendas y el favoritismo de funcionarios estatales del sector cultural", agrega la misiva con mención a Miguel Díaz-Canel y otros dirigentes.

América TeVé reseñó que comprobó la autenticidad de la carta y conversó bajo anonimato con algunos de los implicados que reconocieron los montos. "Es un tema de envidia. Las personas que escribieron esa carta lo hicieron porque a ellos le pagaron la tarifa oficial que es muchísimo menor. Pero Nelson Valdés, por ejemplo, ha ido a los barrios pobres y ha hecho muchas giras para contentar a la gente por zonas humildes sin que le paguen nada", dijo una de las fuentes.

Otra fuente lamentó que "por motivos políticos" se pagaran estas abultadas cifras "en medio del contexto actual de inflación y crisis económica. Forma parte del final de este régimen al que todos estamos asistiendo. A río revuelto, ganancia de pescadores", dijo al citado medio.

Los trabajadores de Cultura de Cienfuegos agregaron que "se violó elementales principios de igualdad social al favorecer los pagos sobredimensionados artistas de la llamada Brigada Cultural de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en los municipios, mientras al resto de los programados se les imponía las tarifas 'oficiales' establecidas por la Empresa de la Música: 50.000 pesos para las agrupaciones de formato grande; 5.000 para los solitas, 10.000 para dúos y 20.000 para pequeños formatos.

"¿Acaso no se viola la aplicación de la política cultural de la Revolución cuando se favorece a unos artistas sobre otros por criterios de simpatía y politiquería barata?", agregaron.

Las autoridades cubanas contrataron el año pasado a unas 85 empresas y entidades para la creación del Centro Fidel Castro Ruz, una obra de gran envergadura cuya inversión no se detuvo pese a la aguda crisis económica que atraviesa la Isla.

Más información

12 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

El Estado "bloqueado" de Cuba, no tiene recursos para reparar edificios y casas de sus pobres ciudadanos, en cambio, le sobran para hacer obras públicas para exaltar la memoria de alguien que ni siquiera pidió que le rindieran semejantes honores.

Carece de ingresos y culpa al Embargo de no poder contar con la infraestructura de ambulancias necesarias para darle atención médica adecuada a la población, pero al mismo tiempo, presume un parque vehicular a disposición de la policía, que no tiene precedentes.

Compra en plena pandemia equipamiento antimotines en España, pero no tiene recursos para comprar los medicamentos necesarios para palear la crisis sanitaria que se desató durante el mismo período.

Y así... mientras el pueblo tiene que hacer largas filas para comprar un picadillo de quién sabe qué, amontonarse a diario para conseguir cualquier alimento, con la inflación por las nubes en todos los productos básicos, la Nomenklatura está cada día más obesa.

Muy sencillo: los que se creen intocables e impunes suelen hacer lo que les da la gana y por supuesto lo que mejor les conviene. La "revolución" nunca se hizo para el pueblo, sino para la dictadura, y el pueblo está para servir y obedecer a la "revolución."

En efecto... Excelente definición de la palabra Revolución.

Si tomamos en cuenta el precio de los artículos, donde una libra de queso puede costar 300.00 y un par de zapatos 3000.00 pesos cubanos, estos artistas no están recibiendo demasiado de acuerdo a los estándares internacionales.

Es interesante políticamente que ahora la dictadura deba pagar sumas fuera de las normas oficiales para que le canten al "querido comandante" cosa que hacían antes artistas con reconocido talento de manera expontánea y gratuita.

Mal, muy mal debe andar la moral "revolucionaria", es decir el entusiasmo por la causa para que se recurra a servicios tarifados para cantarse loas a si mismos. Ojalá estas músicas exultantes no sean tan atroces como la escultura del lápiz en ristre.

Muy inteligente Fidel Castro cuando prohibió la exaltación material de su memoria, porque es la única forma de evitar lo inevitable, que sean demolidas, bien civilizadamente por decreto o mediante la furia popular, lista siempre para estos menesteres destructivos.

Profile picture for user maikel

esa escultura en su día la podemos dejar pero le hacemos una modificación le sacamos unas garras afiladasy de manera q agarren con fuerza un puñado de dolares para q las futuras generaciones puedan visitarla y saber la realidad de quien fué ese tirano.

Profile picture for user Weston

La Revolución de Fidel murió mucho antes que él mismo. Eso lo sabe todo el mundo. Probablemente murió en tiempos de la Ofensiva Revolucionaria del 68, y el puntillazo se lo dio el fracaso anunciado de los Díez Millones. Pero ya en esa época, Fidel tenía el control de la vida y la muerte de nosotros, el control del país, e incluso el control de la subversión en otros países. Ya a esas alturas era casi imposible sacarlo de su trono, pero lo que determinaba esa realidad, lo que elimina el “casi”, era su inteligencia, su visión de futuro y su carisma. Para Cuba que sufría, era la tormenta perfecta porque no era la ideología, era Fidel. No era Raúl (un segundón gris con los pies en la tierra), era Fidel. Es por ello que a nadie le debería sorprender el culto a Fidel en estos tiempos. Criticarlo reiteradamente pudiera ser útil para abrirle los ojos a quienes viven en Cuba. Para los cubanos de la diáspora, recordarlo es masoquismo. Una excusa para que los exaltados perdedores blasfemen.

Estimado amigo Weston, el valor de Castro como persona siempre va a ser problemático, porque si bien arruinó a Cuba, destruyendo su infraestructura y dañando antropológicamente al homo cubensis --ojalá que no irreversiblemente-- era un hombre que ejercía una tremenda influencia más allá de sus poderes nominales, gracias a lo que usted llama carisma.

Quienes tuvimos oportunidad de verlo de cerca en NNUU por razones de trabajo, constatamos con asombro como quedaban fascinados con su personalidad, cultura e información monstruosa, no sólo activistas políticos sino importantes jefes de Estado que incluso militaban en la otra esquina. Un hombre así, definitivamente no puede ser un imbécil.

Por cierto, no hay un sólo Castro, también tenemos el que escribía artículos en los 50 a favor de los negros y los pobres. Si los cubanos hubieran interactuado personalmente con el tirano, la fascinación por él sería mayor a pesar de su terrible legado.

Gracias por sus siempre magistrales comentarios.

Profile picture for user Weston

Muchas gracias amigo John. Fidel fue un hombre de ilusiones sociales; pero descolló tanto, sobresalió tanto, embrujó tanto a los demás, que no pudo eludir ser todopoderoso. Entonces le corresponde la famosa expresión de Lord Acto :”El poder tiende a corromper, el poder absoluto corrompe absolutamente”.

Profile picture for user Pavelglez

No le veo la inteligencia por ningún lado que lo mires, fíjese si era inteligente que con la cantidad de dinero que recibió cuba por todos lados no hizo absolutamente nada .sólo destrucción y una masa de gente mentirosa y despreciable, que aún algunos estando afuera siguen tan brutos que creen que el despreciable fidel era inteligente. Que gente caballero pero que gente.............

Profile picture for user Weston

Hola Pavel (qué nombrecito, no?). Esta es la segunda vez que usted me toma como target. Reconozco que ahora no es tan insultante como la primera vez, y le doy las gracias por leerme. Yo a usted le reconozco cierta instrucción farandulera, cierto coloquialismo elemental que no esconde su inteligencia fronteriza. Saludos.

Profile picture for user Antonio Urbizu

Y que significa que lo del lápiz que Fidel firmo para robarse todo en Cuba y dejar la isla igual que un museo de antigüedades o que La Habana cayéndose a pedazos por el socialismo?

No es despilfarro desde un punto de vista "revolucionario." Se trata de prioridades. El arte es o debe ser otra cosa, pero al difunto dictador nunca le interesó el arte salvo como instrumento político.