Back to top
Arquitectura

Un gran ejemplo de art decó demolido y más art decó en La Habana

El art decó llegó a Cuba dos años después de ser reconocido y bautizado internacionalmente.

La Habana
Interior del Edificio Bacardí, La Habana Vieja.
Interior del Edificio Bacardí, La Habana Vieja. Movimiento Art Decó

La demolición en La Habana, a principios de 2015, del Hospital Pediátrico Pedro Borrás Astorga, constituyó un hecho triste para el art decó, no solo cubano sino también latinoamericano, siendo considerado una joya de la arquitectura en su momento. Construido por la prestigiosa firma cubana Govantes y Cabarrocas, el edificio era uno de los grandes ejemplos de ese estilo arquitectónico en Cuba.

El art decó llegó a la Isla dos años después de ser reconocido y bautizado internacionalmente durante la Exposición de Artes Decorativas de París en 1925. Existe el consenso de que este movimiento dio comienzo a la modernidad en Cuba, apartándose del estilo más característico de la arquitectura cubana, el eclecticismo.  

La Habana es la ciudad donde más influencia tuvo este movimiento dentro del país. Los programas de usos variaban en un amplio espectro desde viviendas, hospitales, cines, entre otros. Su estilo se caracteriza por hacer énfasis en la verticalidad, la utilización de formas geométricas en las fachadas, las líneas rectas, los remates escalonados, la simetría y la decoración en diversas escalas.

La vivienda de Francisco Argüelles, proyectada por el arquitecto José Antonio Mendugutía en 1927, es considerada la primera edificación art decó en Cuba. El historiador de la arquitectura Joaquín Weiss se refirió a ella como "el primer serio ensayo de arquitectura 'moderna' en este país". Ubicada en la esquina de calle 22 y Quinta Avenida, en Miramar, es un ejemplo de la influencia francesa, al ser un reflejo de las Galerías Lafayette, con un eje central jerarquizado en forma de torre con portales a cada lado.

Otra vivienda que también destaca es la de Juan de Pedro Baró y Catalina Lasa, en la calle Paseo en el Vedado. Construida en 1927, mezcla eclecticismo con los primeros rasgos del art decó. El mausoleo de Catalina de Lasa en el cementerio Cristóbal Colón es también un ejemplo del art decó habanero.

Uno de las primeras grandes construcciones destacables de este movimiento fue el Hospital Municipal de Maternidad América Arias, proyectado en 1930 por los arquitectos Evelio Govantes y Félix Cabarrocas. El inmueble ocupa una manzana completa. Hacia su fachada expresa ornamentación art decó a través de revestimientos con base de morteros, variedad de tipos de ladrillos, y detalles en trabajos con molduras y piezas escultóricas, siendo parte de una trama de franjas verticales semejando columnatas acompañadas por los vanos de las ventanas en la misma direccionalidad.

En 1932 se ejecutó el Edificio López Serrano, a cargo de los arquitectos Ricardo Mira y Miguel Rosich, considerado uno de los mejores exponentes del art decó en La Habana por su emblemática decoración y la exquisitez de sus materiales y acabados. Empleando los códigos del estilo, el López-Serrano se caracteriza por el remate superior de su torre de cuatro niveles en forma escalonada elevándose sobre los diez pisos del volumen, haciendo énfasis en su verticalidad. El propietario era José Antonio López Serrano, hijo del famoso Pote. La forma escalonada del edificio recuerda a las construcciones de Nueva York en ese momento, que tenían esta forma para lograr en las plantas superiores mejor ventilación e iluminación natural. Muchos de sus apartamentos conservan los muebles originales de la época. Está considerado en el primer rascacielos de La Habana.

El Teatro Fausto es otro exponente del art decó habanero. Proyectado en 1938 y construido por el arquitecto Saturnino Parajón,  el edificio fue ganador del Premio Medalla de Oro del Colegio Nacional de Arquitectos de Cuba en 1941. En la fachada hacia la calle Prado se diseñó una composición de juegos lumínicos, a través de tres medios tubos de metal inoxidable que ocultaban luz de gases incandescentes de distintos colores y, además, contaba con la colocación en la parte inferior de la marquesina, de 46 luces que, en sincronía con los tubos, cambiaban de color.

El edificio América, considerado uno de los edificios residenciales más emblemáticos de La Habana, vio su nacimiento en 1939 con un programa mixto que contenía comercio, teatro, cine y vivienda. Los arquitectos a cargo del edificio, Fernando Martínez Campos y Pascual de Rojas, seleccionaron para la fachada del inmueble un estilo sobrio y sencillo, en contraposición con sus interiores, que presentan una variedad muy rica de diseños y materiales: cerámicas, granitos losas de diseño para los pisos, y detalles ornamentales en hierro forjado en las barandas y demás.

Pero sin dudas la estrella del art decó cubano es el Edificio Bacardí, proyectado por los arquitectos Esteban Rodríguez Castells y Rafael Fernández Ruenes. Esta obra cuenta en su composición con casi todos los elementos que caracterizan al art déco local: simetría en la fachada principal, verticalidad, remate escalonado con una torre mirador sobre el volumen principal y una rica ornamentación presente en sus terminaciones y detalles. Aunque su rasgo definitivo es el lujo en la selección de materiales empleados en su construcción, como el granito, la terracota, cerámicas vidriadas y el hierro forjado.

El Hospital Pediátrico Pedro Borrás Astorga, ese gran ejemplo desaparecido, había llegado a un estado irrecuperable debido a la ausencia de mantenimiento y reformas durante décadas. Lo tuvieron clausurado durante 27 años. Quedó expuesto al vandalismo, fue desmantelado inicialmente de su carpintería y, más adelante, de ladrillos, pisos de terrazo y piedra de Jaimanitas. Desde su demolición en 2015 fue anunciada la construcción en el lugar de un hotel del Grupo Cubanacán, junto a una firma vietnamita.

Posted by DIARIO DE CUBA on Friday, November 5, 2021
Más información

3 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.
Profile picture for user Ana J. Faya

En Rancho Boyeros en los años 30 el presidente Machado construyó un teatro al que bautizó como Lutgardita, en honor de su madre; el reparto también fue conocido por ese nombre. Es un edificio que hace esquina en la misma entrada del pueblo. No sé si es un ejemplo completo de Art Deco pero tiene muchos elementos de ese estilo, más interiores decorados con motivos mayas, que pienso no existe otro edificio que tenga esa singularidad en Cuba. Los arquitectos también fueron Govantes y Cabarrocas. Ese edificio estuvo años cerrado y en total deterioro. Algunas personas de Santiago de las Vegas denunciaron esa situación para mover recursos que lo rescataran. No sé cómo estará ahora.

Profile picture for user Nico

Gracias por esta entrega de Lina Bancells. Cuentan que el López Serrano está bastante deteriorado. Y creo haber leído por ahí que al Bacardí, tan bien caracterizado aquí por la autora, lo están reparando o restaurando.¿Cierto? Ya eso suena mejor. Gracias, Lina.

Profile picture for user pim-pam-pum

Interesante el artículo, pero podrían haber añadido algunas fotos más como ejemplos de los edificios que detallan.