Back to top
Opinión

La gracia de los cardenales

'El flamante cardenal Juan de la Caridad García Rodríguez parece diferenciarse de Ortega en el recato y, tanto más, en la humildad.'

Miami
Cardenal Juan de la Caridad García Rodríguez.
Cardenal Juan de la Caridad García Rodríguez. Aci prensa

Frans Hals, el carnicero nazi de Polonia, había instalado su residencia en la sede del entonces arzobispo de Cracovia, Adam Stefan Sapieha. Un día, ya avanzada la guerra, Hals protestó porque a la hora de la cena solo servían pequeñas porciones de pan negro y mermelada.

"En la mesa del primado de Polonia se come lo que comen los polacos en sus casas", respondió Sapieha, descendiente de una de las principales ramas de la nobleza polaca.

Viene a cuento una anécdota del difunto cardenal Jaime Ortega. Ante el reproche de que la Iglesia de Cuba no siguiera el ejemplo de Polonia, su respuesta fue una pregunta: ¿dónde están los polacos? Cierto o no, era redundante corroborar lo obvio. No somos polacos. Ortega, menos. Como diría Guillermo Cabrera Infante, puede que la anécdota sea apócrifa pero los tiempos la hicieron creíble. Ortega la hizo creíble.

Esto no quita que Ortega estuviera obligado a comportarse como el líder de una Iglesia mártir. El pastor hace al rebaño. Ahí los polacos dejaron una gran lección. Cuando sus obispos no podían ser rebeldes se esforzaban por ser recatados frente al poder totalitario. Tuvimos el cercano ejemplo de monseñor Pedro Meurice, arzobispo de Santiago de Cuba. Acaso esperar rebeldía de Ortega fuera pedirle peras al olmo. Pero, ¿recato?

El flamante cardenal Juan de la Caridad García Rodríguez parece diferenciarse de Ortega en el recato y, tanto más, en la humildad. Según se asegura, tiene el perfil de un cura de pueblo. Acude con frecuencia a un hogar de minusválidos y enfermos mentales para ayudar a bañar y repartir el desayuno. Como obispo, solía irse de incógnito para hablar con la gente llana. Otras historias hablan de su bonhomía, entrega y discreción. Dadas las circunstancias, dado el antecedente, hay que agradecer esa diferencia. No tiene que saber hacer política. Basta con que sepa hacer silencio.

Algunos obispos cubanos no encajan bien las críticas. Sobre todo, si vienen del exilio. "Es muy fácil criticar desde Miami", dicen. En eso, coinciden con otros muchos partidarios de la dictadura y hasta opositores en la Isla, para quienes el patriotismo y la fe de los exiliados solo son bienvenidos si se expresan a través de las remesas.

Nadie ignora las condiciones que enfrenta la Iglesia cubana para cumplir su misión. Vigilancia, infiltración, represalias, innumerables limitaciones legales y materiales. De todas las represalias, ninguna revela con mayor nitidez la sórdida condición de la dictadura que castigar en los feligreses la rebeldía de los curas. A esta dictadura, sin embargo, Ortega y el papa Francisco les sirvieron de celestinas para lograr una apertura con EEUU que propiciara la transición dinástica y el tránsito de la opresión sin mercado a la opresión con un poquito de mercado.

Por lo demás, con este papa los cubanos la tenemos cuesta arriba. Sus escasas luces intelectuales, su inclinación al populismo peronista y su lasitud doctrinaria lo empujan a tener una opción preferencial por los rojos. A veces, se queda en la boutade tercermundista, como al decirle al periodista Eugenio Scalfari que los comunistas piensan como los cristianos. A veces, se abisma en la catástrofe, como al poner el nombramiento de los obispos chinos y, de hecho, el destino de esa sufrida Iglesia, bajo el mandato de la gubernamental Conferencia de Obispos de la Iglesia Católica en China. Ahora, los comunistas dictarán el pensamiento de los cristianos.

En junio de 2016, recién nombrado arzobispo de La Habana, Juan de la Caridad García Rodríguez dijo a Associated Press que no quería que en Cuba hubiera "capitalismo ni nada por el estilo, sino que el socialismo progrese". Doy por seguro que García domina la doctrina social de la Iglesia desde la encíclica Rerum novarum, promulgada por León XIII en 1891, hasta la Centesimus annus, de Juan Pablo II en 1991.

Las enseñanzas de esta doctrina están trágicamente comprobadas en la experiencia de las naciones comunistas en general, y de Cuba en particular, donde el trabajador vive la infernal ausencia de unos valores capitalistas inherentes al cristianismo, como el arbitrio de una justicia imparcial, el derecho a la propiedad, la oportunidad de una honesta acumulación de riqueza, un amplio marco de libertades y un gobierno limitado.

En el escudo cardenalicio de Ortega rezaba en latín: "Sufficit tibi gratia mea" ("Mi gracia es suficiente para ti"). Reza el de García en franco español: "Ve y anuncia el Evangelio". Es una diferencia. A Ortega, a mi juicio, le falló la gracia. Esperemos que no le falle a García.

Más información

11 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

A AR se le va la mano en las distintas caracterizaciones negativas, hasta la caricatura. Pero coincido en que la Iglesia católica cubana parece haber ganado con su nuevo cardenal. "Por sus hechos los conocereis"

No creo que tenga mucho que ver con Iglesia o religión. Los cubanos actualmente nos dividimos en dos campos:  Los que piensa que la solución es desmantelar el totalitarismo y los que piensan que es posible reformarlo paso a paso.   Antonio Rodiles hace una buena analogía al comparar la situacion actual con la que existía en el siglo XIX entre autonomistas e independentistas.  A igual que en el XIX, los autonomistas son la mayoría y los independentista la minoría. La Iglesia católica es "autonomista", como también lo es su brazo político, la democracia cristiana. ( Cuba Decide  y otros) .  También la mayoría de la bloguera cubana "critica" o de oposición  esta compuesta por personas que son social demócratas o  "socialistas democráticos" que esperan "cambios"  dentro del sistema.  Tanto para católicos como para laicos  cubanos educados en Cuba o que viven en Cuba, la palabra "capitalismo" no es mas que una cosa fea  De ahí la posibilidad de una cohabitación futura con los comunistas.

Profile picture for user Weston

Mi pregunta seria: cómo desmantelar el totalitarismo? En mi opinion, paso a paso, haciendo cambios primero en la economia. Tus opiniones siempre me resultan interesantes. Qué piensas tú? Una invasion americana? Una heroica brigrada representativa del inmortal exilio historico? Apretar al pais economicamente para lograr otro maleconazo? Saludos.

Profile picture for user Pensador

Solo hay que vivir y sufrir suficiente bajo el socialismo para darse cuenta que no hay como mejorarlo ni reformarlo. El socialismo, comunismo y las revoluciones incluyendo la caribeña debacle de Cuba, ensalza los peores defectos humanos, son hijas del caos la miseria, la corrupción y el cambio total a través de la destrucción. Su única solución es a través de su propio canon, su propia destrucción. El desmantelamiento y el recomienzo a la cordura el pragmatismo y funcionalidad de una democracia verdadera, sin dejar que las masas amorfas traten de ordenar su propio caos y el engendro de sus propios monstruos. Desafortunadamente, el daño ya está hecho. ¿Como arreglar todos esos hombre y mujeres rotos? ¿Como enderezar las torcidas mentes de sus zapadores cibernautas? En cuanto al papel de la Iglesia y su Papa, deja mucho que desear incluyendo a Cuba.

Profile picture for user Pamela Landy

Dios me libre de juzgar a alguien, y menos en esa complicada posición. Dicho esto, prefiero ofrecerle el beneficio de la duda y, al tiempo, me agrego a la idea citada por Prats Sariol: "Por sus hechos los conoceréis".

Profile picture for user Balsero

Cada vez que escucho las palabras "iglesia cubana" y "cardenal Ortega", me estremece. Lo resumo así: afinidad a ultranza con el régimen. Espero que el actual cardenal esté a la altura de las circunstancias. La nota de AR me entusiasma, en cuanto a la descripción de García Rodríguez.

Profile picture for user Amadeus

La mención al cardenal Ortega no me estremece, al contrario, me dan ganas de invadir Camajuaní.

Weston, Ojala tuviera la barita mágica. Honestamente, no se como se derrocaría el totalitarismo en Cuba.  "Todas las opciones están abiertas".   Si creo que la situacion es muy parecida a la que había a finales del XIX. Principalmente en la geopolítica internacional.  En la Guerra Hispano-Americana, Cuba no era importante. Era Asia. Los americanos intervinieron, en 10 días derrotaron a España y, para sorpresa de España, ya que nunca lo pidieron, le permitieron seguir con todos sus negocios en la isla. (Articulo XIV del Tratado de Versalles).  Después de una corta Intervencion se fueron.  En las Filipinas estuvieron hasta 1952.  Alguien ha dicho que la Guerra  fue producto del magnate  William Hearst, unos de los Padres fundadores de "Fake-News" y tenia razón.  Los americanos nunca han tenido mucho interés en "apoderarse" de la isla.  Ni estamos tan bueno ni somos tan apetitoso como  pensamos.  Si creo que la independencia se hubiera logrado a la larga, pero ya entrado mas el siglo. 

En la isla las fuerzas independentista eran minorías, unos 7,000 o 8,000 hombres.  No fue hasta finales del 98 que llegaron a unos 16,000 o 17,000.  En ese año habían 80,000 cubanos  que eran voluntarios del ejercito Español.  Si yo fuera hacer una analogía de la participación política del cubano, la comparara con una plaza de toros.   Graderías de sol y sombra.  O se abuchea o se grita Ole!  Pero los que se tiran al ruedo son muy pocos.  Una vez, "ya muerto el toro", entonces todo el mundo fue participe. En Cuba no hay "revolución de las masas".  No va con el carácter nacional.  No veo "Independencia" sin ayuda externa.  Y no tiene que ser necesariamente militar. El totalitarismo aunque sustenta el  poder, esta en las ultimas y ellos lo saben. Están tirando sus últimos aldabonazos: Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Colombia, etc. De fracasar, entonces si pudiera existir el golpe de estado y otros escenarios que se han mencionado aquí .........

Lo único nuevo que aportaría es que la Izquierda no tiene que gobernar con una franca dictadura.  Chaves le dio clases a los Castros de como controlar un país con elecciones, si no honestas, manipuladas o mediatizadas, pero elecciones y con vestimenta de "Democracia". Ese es el escenario  posible que veo.  Y en esa están "Raymundo y todo el mundo"  del  campo "autonomista" cubano.  Sin descontar que la Inteligencia cubana ya lleva muchos años creando su propia oposición.
(Perdón por los 2,500 caracteres de descarga).

Profile picture for user Weston

Viajero, está bien su "descarga", pero obviamente usted no le ve solucion al problema. Por lo menos yo, creo que abriendo la economia se dará el primer paso. Y recuerde" "El camino más largo se comienza con el primer paso". Saludos