Back to top
Brasil

Lula da Silva sale en libertad

No hay 'fundamentos para la ejecución de la sentencia' en su contra, decide un juez.

Brasilia
Lula al salir de prisión.
Lula al salir de prisión. REUTERS

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva salió libre este viernes de la cárcel de Curitiba donde purgaba una pena de más de ocho años de reclusión, tras beneficiarse de una decisión de la Corte Suprema.

El líder histórico de la izquierda brasileña salió sonriente de la sede de la Policía Federal, donde cumplía su pena desde abril de 2018, y fue rodeado por una multitud enardecida de partidarios que lo aclamaba, reportó AFP.

Su compañera sentimental, Rosángela da Silva, con quien anunció que se casaría una vez libre, lo abrazó apenas salió del recinto.

Un juez de ejecución de penas determinó poco antes que ya "no existen fundamentos para la ejecución de la sentencia", después que la Corte Suprema decidiera el jueves que nadie puede ser encarcelado mientras tenga recursos legales disponibles.

La presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann, afirmó previamente que Lula tiene la intención de "agradecer" a las personas que realizaban una vigilia de apoyo en Curitiba "desde hace 580 días" y que una de sus primeras actividades previstas será visitar el Sindicato de los Metalúrgicos de las afueras de Sao Paulo donde inició su carrera política.

La decisión de la Corte Suprema debe llevar a los tribunales a examinar la situación de unas 5.000 personas. No todas serán, sin embargo liberadas, porque los casos de mayor peligrosidad tendrían dictada prisión preventiva.

Uno de los abogados de Lula, Cristiano Zanin, dijo que el expresidente (2003-2010) "está muy sereno". "La decisión de la Corte Suprema le dio una luz de esperanza de que pueda haber justicia. Nuestra batalla jurídica, nuestro foco, es obtener la nulidad del proceso", agregó.

Lula fue condenado acusado de ser el beneficiario de un apartamento en el litoral de Sao Paulo, ofrecido por una constructora a cambio de contratos en Petrobras.

Pero el exsindicalista niega los cargos y se considera víctima de una manipulación judicial para impedirle presentarse a los comicios presidenciales de 2018, en los que resultó elegido el ultraderechista Jair Bolsonaro.

Su postura ganó fuerza cuando Bolsonaro designó ministro de Justicia al juez Sergio Moro, emblema de la operación anticorrupción Lava Jato y autor de la primera condena contra el expresidente (2003-2010).

Moro afirmó este viernes que la decisión de la corte suprema "debe ser respetada", pero sostuvo que "continuará" defendiendo la prisión después de una condena en segunda instancia. "El Congreso puede, de todos modos, modificar la Constitución o la ley" para permitirlo de nuevo, agregó.

Bolsonaro hasta ahora no reaccionó, pero sí dos de sus hijos.

"Miles de presos serán liberados (...) generarán graves consecuencias sociales y económicas internas y externas", escribió el concejal Carlos Bolsonaro.

También el diputado Eduardo Bolsonaro criticó la nueva situación a la que se ve confrontada el poder judicial, aunque entre los 4.895 posibles beneficiarios de la decisión del STF muchos permanecerán en la cárcel, en régimen de prisión preventiva, debido a su peligrosidad.

Más información

3 comentarios

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sesión para comentar.

Un sólo cambio de juez del caso y se ''hizo justicia...'' Otro AGITADOR DE EXTREMA IZQUIERDA MÁS en las calles de los países DEMOCRÁTICOS de América.

Bueno, ahora Bolsonaro debe estar cagado en Brasilia. Le saliò el coco

Profile picture for user Jean D'Alembert

Parece que la pasó bien en la carcel...esta de los más gordito...a ver si cuando salga el líder de UNPACU se ve igual...coño, que malo es Bolsonaro.